AUTOAYUDA

4 pasos para pedir ayuda y obtenerla

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

4 pasos para pedir ayuda y obtenerla.

Todos nosotros necesitamos ayuda de vez en cuando, pero la capacidad de preguntar es una habilidad que a veces no todos tenemos desarrollada, pero que puede tener un impacto monumental en nuestras metas y vidas.

El simple hecho de preguntar está plagado de obstáculos que se refuerzan, algunos de los cuales son instintivos, según Heidi Grant, psicóloga social y autora del libro “Refuerzos: cómo hacer que la gente lo ayude” (Reinforcements: How to Get People to Help You).

“Aunque la idea de pedir incluso una pequeña ayuda hace que la mayoría de nosotros se sienta terriblemente incómodo, la verdad es que confiamos, más que nunca, en la cooperación y el apoyo de los demás”, escribe Grant.

Gran parte de la ansiedad de pedir ayuda está en nuestra cabeza: un estudio del 2008 de Cornell encontró que los sujetos “subestimaron hasta en un 50 por ciento la probabilidad de que otros aceptaran una solicitud directa de ayuda”. El psicólogo Adam Grant (sin que tenga relación con la Heidi Grant) dice que pedir ayuda sobre problemas específicos puede ser mejor que cultivar un mentor.

En otras palabras, la gente quiere ayudarte. Pero tienes que preguntar.

Entonces, ¿cómo  pedir ayuda? Según la Heidi Grant, hay cuatro pasos cruciales.

Primero, asegúrate de que la persona a que deseas preguntar se da cuenta de que necesita ayuda. Gracias a un fenómeno llamado ceguera por falta de atención, estamos programados para tener la capacidad de captar y procesar solo cierta información, ignorando el resto.

Esto significa que, incluso si crees que está claro que necesitas ayuda, es muy posible que las personas que te pueden ayudar no tengan idea de que necesitas ayuda. En algunos casos, esto puede incluso afectar su capacidad de percibir que necesitas ayuda, razón suficiente para sentirte cómodo al preguntar.

En segundo lugar, deje en claro que a la persona que quieres preguntar comprende tu deseo de ayuda, en otras palabras, tiene saber preguntar. De lo contrario, su potencial para ayudante podría convertirlo en víctima de la inhibición ante la audiencia o del temor de “verse como tontos frente a otras personas”, lo que puede impedir que las personas ofrezcan ayuda porque dudan de su propia intuición de que necesitas ayuda, según la Heidi Grant.

En tercer lugar, debes de ser específico con tu solicitud y asegúrte de que tu ayudante sepa por qué le estás preguntando específicamente a él o ella y no a otra persona. Esto hará que se sientan interesados ​​en tu éxito y realmente quieran ayudarte, en lugar de sentirse obligados a ayudar, lo que puede disuadirlos de ayudar en primer lugar.

Por último, asegúrate de que la persona a la que le preguntas tenga el tiempo y los recursos para ayudarte. Generalmente estamos todos ocupados, claro, pero probablemente no quieras pedir ayuda al compañero de trabajo que está haciendo malabarismos con cinco proyectos diferentes, cambiándose de departamentes y preparándose para unas vacaciones.

Si sigues estos sencillos 4 pasos puedes darte cuenta que puedes encontrar ayuda de alguien después de todo.

Fuente: The New York Times

Agradecemos tu donativo para continuar con nuestro proyecto de “Psicología al Día”. Sin publicidad, sin barreras, sin trampas, solo noticias de Psicología, gratuitas para todos. Pero no podemos hacerlo sin ti.

Deja un comentario