SOCIAL

7 malos hábitos que hacen que los Millennials estén estresados y que sean improductivos

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología (APA), los Millennials están más estresados y son menos capaces para manejarlo,  más que cualquier otra generación.

La APA informa que el 12% de la generación de los Millennials tiene trastornos de ansiedad de casi el doble del porcentaje de los Boomers. En otro estudio, llevado a cabo por BDA Morneau Shepell dio a conocer que el 30% de la generación de Millennials tienen una ansiedad generalizada, mientras que una evaluación del 2014 hecha por la American College Health Association (ACHA) encontró que la ansiedad afecta a  el 61% de los estudiantes universitarios.

La ansiedad no sólo perjudica nuestro bienestar, sino también sabotea nuestra productividad. La evaluación hecha por la ACHA encontró que los dos primeros factores que afectan el rendimiento académico de los estudiantes eran el estrés y la ansiedad. Dos tercios de la generación de los Millennials entrevistados por BDA atribuyen la disminución de su rendimiento por sus niveles de ansiedad.

Otras fuentes de ansiedad de los Millennials es que enfrentan un mercado difícil para encontrar trabajo y sus deuda contraídas, así como la adicción a la ambición, las crisis y la elección de carrera.

Aquí hay siete malos hábitos comunes que afectan a los Millennials en su salud física y mental,  así como que comprometen su potencial:

  1. Malos hábitos de sueño
  2. Esperan demasiado tiempo para comer durante el día
  3. Beben café en exceso
  4. Tienen un estilo de vida sedentario
  5. Usan excesivamente los dispositivos inteligentes
  6. Son workaholics
  7. Socializan con personas ansiosas

De acuerdo con la Escuela de Medicina de Harvard, la ansiedad está también vinculada a enfermedades del corazón, migrañas, trastornos respiratorios crónicos y enfermedades gastrointestinales.

Si los Millennials cambiaran  sus hábitos negativos, podrían mejorar su estado de ánimo y su salud en general.

Fuente: Revista Forbes.

Deja un comentario