El perfeccionismo está vinculado a la fatiga crónica

Una nueva investigación indica que el ser perfeccionista nos puede llevar a sabotear inconscientemente el éxito en nuestro trabajo, la escuela o en los deportes, lo que a su vez nos lleva a problemas graves de salud.

Los investigadores de la Universidad John St. York en Inglaterra analizaron los resultados de 43 estudios anteriores realizados en los últimos 20 años. Esto lo hicieron a través de un meta-análisis de la relación entre el perfeccionismo y el desgaste.

El perfeccionismo no es del todo malo en sí mismo. Un aspecto del perfeccionismo llamado “esfuerzos perfeccionistas” implica el establecimiento de altos estándares personales y en el trabajar que nos llevan a alcanzar esos objetivos de manera proactiva. Estos esfuerzos pueden ayudar a mantener un sentido de logro y retrasar los efectos debilitantes del burnout o agotamiento, de acuerdo con las conclusiones del estudio.

El lado oscuro de perfeccionismo, llamado “preocupaciones perfeccionistas”, puede ser más perjudicial ya que en este caso la gente constantemente se preocupa por cometer errores o no medir la altura de sus propios estándares que pueden ser muy altos, dijo el investigador principal, el Dr. Andrew Hill, profesor asociado de la especialidad de psicología del deporte.

Investigaciones anteriores han mostrado que las preocupaciones perfeccionistas y el estrés que esto genera pueden contribuir a problemas de salud graves, como depresión, ansiedad, trastornos de la alimentación, fatiga e incluso muerte prematura.

“Las preocupaciones perfeccionistas capturan los temores y las dudas sobre el rendimiento personal, lo que crea estrés que puede conducir al desgaste cuando la gente se vuelve cínica y deja de preocuparse por su salud”, dijo Hill. “También puede interferir con las relaciones interpersonales y hacer que sea difícil hacer frente a los contratiempos, porque cada error es visto como un desastre.

El estudio, también encontró que las preocupaciones perfeccionistas tuvieron los efectos negativos más fuertes en la contribución al agotamiento en el lugar de trabajo.

Según señalan los investigadores esto puede deberse paradójicamente a que las personas creen tener más apoyo social y objetivos claramente definidos en la educación y el deporte. Un estudiante puede ser en ocasiones recompensado por realizar un trabajo duro con un alto grado de dificultad, o un jugador de tenis puede ganar el gran partido, pero en muchas ocasiones una actuación estelar en el lugar de trabajo no siempre es reconocida o recompensada, lo que puede contribuir al burnout o desgaste, explicaron los investigadores.

“La gente tiene que aprender a desafiar las creencias irracionales que subyacen a las preocupaciones perfeccionistas al establecer objetivos realistas, aceptar el fracaso como una oportunidad de aprendizaje, y perdonarse a sí mismos cuando fallan”. “Así como la creación de entornos donde la creatividad, el esfuerzo y la perseverancia son valorados también” dijo finalmente Hill.

Fuente: Personality and Social Psychology Review

1 Comment

  1. Pingback: Cómo el perfeccionismo está vinculado al Burnout en el trabajo, el estudio y los deportes - NotasPsi

Deja un comentario