El retiro conduce a menos estrés, pero esto no aplica si eres pobre

Una nueva investigación sugiere que la jubilación puede ampliar las desigualdades en el estrés y la salud.

El nuevo estudio, publicado en el Journal of Gerontology, muestra que las personas más pobres, o las personas en ocupaciones de bajo estatus, a menudo tienen peor salud y niveles más altos de estrés al jubilarse, mientras que las personas en puestos de alto status tienen niveles de estrés más bajos.

Esta ampliación de las desigualdades en salud podría ser un reflejo de la acumulación de desventajas socioeconómicas a lo largo de toda la vida, con las primeras desigualdades de vida en salud que se magnifican sobre la vida de una persona, según los investigadores.

Sin embargo, la jubilación podría moderar este patrón de ampliación de las desigualdades en salud, dijeron los investigadores. Esto se debe a que los niveles de estrés más altos asociados con un menor nivel de trabajo podrían ser mitigados por la jubilación.

Para el estudio, los investigadores examinaron los niveles de cortisol en los trabajadores que se habían jubilado recientemente.

El cortisol es una hormona del estrés que sigue un perfil diurno, alcanzando un nivel máximo 30 minutos después del despertar y volviendo a niveles muy bajos al acostarse.

Los estressores alteran el perfil diurno del cortisol, dando como resultado niveles elevados de cortisol y una pendiente diurna más plana desde la respuesta al despertar hasta la hora de acostarse. Las curvas de cortisol diurnas más planas son un biomarcador clave asociado con niveles más altos de estrés, comentaron los investigadores.

Las curvas de cortisol diurnas más planas también se asocian con la mortalidad cardiovascular – un aumento de una desviación estándar en el cortisol al acostarse se asoció con una duplicación del riesgo relativo de mortalidad cardiovascular dentro de seis a ocho años, según los investigadores.

El estudio investigó si los trabajadores que se habían jubilado recientemente tenían niveles de estrés más bajos en comparación con las que aún trabajan.

Los investigadores analizaron datos del estudio de empleados civiles de Whitehall II, con 1,143 personas, con una edad promedio de 60 años. Cinco muestras fueron recolectadas a lo largo de un día, según los investigadores.

El grado de empleo del servicio civil se utilizó para categorizar a las personas en grados altos, medios o bajos.

El estudio encontró que la jubilación se asoció con menores niveles de estrés. Los que se habían jubilado recientemente tenían pendientes diurnas más pronunciadas que los que permanecían en el trabajo.

Pero en la investigación adicional que se llevó a cabo, los investigadores descubrieron que este beneficio aparente del retiro en la reducción de niveles biológicos de la respuesta del estrés se limitó solamente a las personas en trabajos del alto grado. Los trabajadores en los puestos de menor nivel tenían inclinaciones diurnas más bajas de cortisol en comparación con las de los puestos superiores. Y la jubilación aumentó, en lugar de disminuir, estas diferencias en los niveles de estrés, según los resultados del estudio.

“Puede parecer contradictorio que detener el trabajo de bajo estatus, que puede ser estresante, no reduce los niveles de estrés”, dijo el autor principal del estudio, el Dr. Tarani Chandola.

“Esto puede deberse a que los trabajadores que se retiran de puestos de trabajo de baja categoría a menudo se enfrentan a presiones financieras y otras en la jubilación. Este estudio sugiere que los niveles de estrés de la gente no sólo están determinados por las circunstancias inmediatas, sino por factores de largo plazo en el transcurso de sus vidas”.

Fuente: Oxford University Press

Deja un comentario