El público es muy escéptico de las investigaciones que son financiada por empresas

El público es mucho más escéptico de las investigaciones científicas cuando son  financiadas por empresas, incluso aquellas que tienen una buena reputación, de acuerdo con un nuevo estudio en la Universidad Estatal de Michigan.

Así que, ya sea que seamos advertidos acerca de los últimos riesgos para la salud o se nos informe sobre la última cura, es mucho menos probable que confiemos en los hallazgos cuando sospechamos un interés corporativo.

Los resultados, publicados en PLOS ONE, podrían presentar a los científicos un dilema adicional de encontrar fuentes alternativas de financiación que no pondrán en peligro la integridad percibida de sus investigaciones.

“La gente tiene dificultades para ver la investigación relacionada con los riesgos para la salud como legítima si se hace con financiamiento de una empresa”, dijo el Dr. John Besley, autor principal y un profesor asociado que estudia la percepción pública de la ciencia.

“Este estudio tenía la intención inicial de comprender el alcance de un problema diferente. Nuestro objetivo inicial era desarrollar un conjunto de principios para que la investigación de calidad vinculada a una empresa sea mejor percibida por el público”.

Para el estudio, se pidió a los participantes que observaran una variedad de escenarios de investigación con respecto a temas tales como alimentos genéticamente modificados y grasas trans. Los participantes fueron asignados al azar para evaluar uno de los 15 diferentes escenarios de asociación que incluían diversas combinaciones de científicos de una universidad, una agencia gubernamental, una organización no gubernamental y una gran empresa de alimentos.

Los resultados fueron claros: el escepticismo del público aumentó sustancialmente cuando una empresa de alimentos estaba involucrada. De hecho, en una parte del estudio, el 77 por ciento de los participantes a los que se les pidió que describieran sus opiniones sobre este tipo de escenario de alianzas tuvo algo negativo que decir sobre ello y se preguntó si podía producir buenos resultados.

Por otro lado, cuando la investigación no incluyó un socio corporativo, sólo el 28 por ciento de los participantes dijo algo negativo.

Los nuevos hallazgos también muestran que esta percepción desfavorable no cambió mucho, incluso si otras entidades, como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, fueron incluidas como socios adicionales o patrocinadores del estudio.

“Esto nos dice que no se puede simplemente agregar organizaciones de diversos sectores y esperar que la gente acepte a estos socios naturalmente”, dijo Besley.

Besley señala que los científicos pasan buena parte de su tiempo tratando de encontrar los recursos para pagar cosas como equipos, recolección de datos y personal para sus proyectos de investigación. Y como la financiación federal y estatal puede estar disminuyendo, junto con la creciente competencia por los dólares de la subvención, esto hace que la búsqueda de fuentes alternativas de financiación sea una prioridad.

“En última instancia, nuestra esperanza es encontrar alguna manera de asegurar que la investigación de calidad no sea rechazada sólo por el hecho de quién está involucrado”, dijo Besley. “Por ahora, parece que se puede requerir mucho trabajo de los científicos que quieren usar recursos corporativos para sus estudios para convencer a otros de que tales vínculos no están afectando la calidad de su investigación”.

Fuente: Universidad Estatal de Michigan

Deja un comentario