Todo el mundo puede mejorar su estado de ánimo aumentando su actividad física

Si usted lleva un estilo de vida sedentario, donde pasa grandes partes de su día sentado en casa o en el trabajo, un nuevo estudio indica que simplemente salir de su silla y moverse puede reducir la depresión y levantar el ánimo, dicen investigadores de la Universidad de Connecticut.

“Esperamos que nuestra investigación ayude a las personas a darse cuenta del importante mensaje de salud pública de que simplemente pasar de no hacer actividad física a realizar alguna actividad física puede mejorar su bienestar subjetivo”, dijo Gregory Panza, estudiante de posgrado en el Departamento de Kinesiología de la Universidad de Connecticut y principal autor del estudio.

“Lo que es aún más prometedor para las personas físicamente inactivas es que no necesitan ejercitarse vigorosamente para ver estas mejoras”, continuó Gregory Panza, “nuestros resultados indican que obtendrá beneficios con actividad física de intensidad leve o moderada”.

Una actividad física ligera es el equivalente a dar un paseo por el centro comercial sin ningún aumento notable en la respiración, el ritmo cardíaco o la sudoración, dijo la profesora de Kinesiología Distinguida Linda Pescatello, investigadora principal del proyecto.

Para el estudio, los investigadores observaron a 419 adultos sanos de mediana edad que llevaban acelerómetros en sus caderas para rastrear su actividad física durante cuatro días. Los participantes también completaron una serie de cuestionarios pidiéndoles que describieran sus hábitos de ejercicio diario, el bienestar psicológico, el nivel de depresión, el grado de dolor y la medida en que el dolor interfería con sus actividades diarias.

El estudio encontró que las personas que informaron niveles más altos de comportamiento sedentario también informaron menores niveles de bienestar subjetivo, lo que significa que fueron los menos felices. El bienestar subjetivo se define como las evaluaciones positivas y negativas que las personas hacen de sus propias vidas.

Estos resultados confirmaron estudios previos, señalaron los investigadores.

En general, la actividad física mejoró el sentido de bienestar de las personas. Sin embargo, diferentes intensidades de la actividad física eran más beneficiosas para algunas personas que otras, según los resultados del estudio.

Por ejemplo, las personas que participaron en la actividad física de intensidad ligera reportaron niveles más altos de bienestar psicológico y niveles más bajos de depresión. Las personas que participaron en actividad física de intensidad moderada informaron niveles más altos de bienestar psicológico y niveles más bajos de gravedad de dolor.

El estudio descubrió que las personas que llevaban vidas sedentarias y realizaban actividad física ligera o moderada mostraron la mayor mejora en el sentido general del bienestar.

Si bien la actividad física ligera y moderada claramente hizo que algunas personas se sintieran mejor consigo mismas, cuando se trataba de una actividad vigorosa, los resultados eran neutrales. No hubo asociación positiva o negativa entre la actividad física de alta intensidad y el bienestar subjetivo, según los hallazgos del estudio.

Muchos estudios previos han intentado identificar el mejor régimen de ejercicio para mejorar el sentido de bienestar de las personas, sin embargo, no ha surgido un consenso claro. Algunos estudios dicen que la actividad moderada o vigorosa es la mejor. Otros dicen que el ejercicio de baja intensidad es mejor.

Las diferencias, dicen los investigadores, pueden deberse a la forma en que se diseñaron los estudios y a las posibles limitaciones en cómo se midió el bienestar y los niveles de actividad física de las personas.

Fuente: Journal of Health Psychology.

Deja un comentario