SALUD MENTAL

Acostarse con regularidad a la misma hora para dormir ayuda a mantener a los adultos mayores saludables

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Acostarse con regularidad a la misma hora para dormir ayuda a mantener a los adultos mayores saludables.

Una hora regular de acostarse para dormir no es solo para niños. Un nuevo estudio sobre patrones de sueño sugiere que una hora regular de acostarse y levantarse es tan importante para el corazón y la salud metabólica entre los adultos mayores.

En un estudio de 1,978 adultos mayores, los investigadores en el Instituto de Investigación Clínica Duke encontraron que las personas con patrones de sueño irregulares pesaban más, tenían niveles más altos de azúcar en la sangre, mayor presión arterial y un mayor riesgo proyectado de tener un ataque cardíaco o embolia dentro de los próximos 10 años que aquellos que dormían y se despertaban a la misma hora todos los días.

Los durmientes irregulares también fueron más propensos a informar depresión y estrés que los durmientes regulares, los cuales están relacionados con la salud del corazón, según los investigadores.

Los afroamericanos tenían los patrones de sueño más irregulares en comparación con los participantes que eran blancos, chino-americanos o hispanos, según los hallazgos del estudio.

Los hallazgos muestran una asociación, pero no una relación de causa y efecto, entre la regularidad del sueño y el corazón así como la salud metabólica, según los investigadores.

“De nuestro estudio, no podemos concluir que la irregularidad del sueño produce riesgos para la salud, o si las condiciones de salud afectan el sueño. Quizás todas estas cosas se están impactando”. dijo la Dra. Jessica Lunsford-Avery, profesora asistente de psiquiatría y ciencias del comportamiento así como autora principal del estudio.  

Los datos sugieren que el seguimiento de la regularidad del sueño podría ayudar a identificar a las personas en riesgo de enfermedad, y donde las disparidades de salud pueden afectar a grupos específicos, como los afroamericanos, señaló Lunsford-Avery.

“Las enfermedades del corazón y la diabetes son extremadamente comunes en los Estados Unidos, son extremadamente costosas y también son las principales causas de muerte en este país”, dijo Lunsford-Avery. “En la medida en que podamos predecir las personas en riesgo de estas enfermedades, podremos prevenir o retrasar su aparición”.

Para el estudio, los participantes usaron dispositivos que rastrearon los horarios de sueño hasta el último minuto para que los investigadores pudieran saber si habían cambios sutiles: acostarse a las 10:10 p.m. en lugar de las 10 p.m. – fueron vinculados a la salud de los participantes.

Los participantes del estudio tenían edades comprendidas entre 54 y 93. Las personas con trastornos del sueño diagnosticados, como la apnea del sueño, no se incluyeron en el estudio, señaló.

El estudio también rastreó la duración del sueño de los participantes y si alguien se levantó temprano o era un ave nocturna. De acuerdo con estas medidas, las personas con hipertensión tendían a dormir más horas, y las personas con obesidad tendían a permanecer despiertas más tarde, descubrió el estudio.

De todas las tres medidas, sin embargo, la regularidad fue la mejor para predecir el riesgo de enfermedad metabólica y cardíaca de una persona, encontraron los investigadores.

Como era de esperar, los durmientes irregulares experimentaron más somnolencia durante el día y fueron menos activos, tal vez porque estaban cansados, dijo Lunsford-Avery.

El estudio fue publicado en la revista Scientific Reports.

Fuente: Duke University Medical Center

Deja un comentario