Algunos factores psicológicos podrían predecir mejor la longevidad de una persona

Los comportamientos no saludables y las enfermedades crónicas son factores de riesgo evidentes para una muerte temprana. Sin embargo, un estudio reciente sugiere que ciertos factores psicológicos son fuertes predictores de cuánto tiempo vamos a vivir. 

“Llevamos a cabo un estudio longitudinal con más de 6.000 adultos y descubrimos que nuestra velocidad en el procesamiento de tareas mentales y la forma en que se constituye nuestra salud mostraron una correlación más fuerte para poder vivir más tiempo que los factores de riesgo tradicionales” dijo el Dr. Stephen Aichele de la Universidad de Ginebra en Suiza.

“Esta información puede facilitar el diagnóstico de enfermedades y desarrollar las intervenciones oportunas.”

Aichele y sus colegas estaban interesados ​​en la investigación de la influencia relativa de la salud, el estilo de vida, y las variables cognitivas así como factores demográficos para predecir el riesgo de mortalidad.

Aunque estudios previos han sugerido que estas variables influyen en la salud a largo plazo en una variedad de maneras, los estudios longitudinales integrales eran pocos y distantes entre sí.

“Se ha sabido por mucho tiempo que factores particulares, tales como las enfermedades, la desventaja socioeconómica, el deterioro cognitivo, y el apoyo social determinan el tiempo que sobrevivimos en la vejez”, dijo Aichele.

“El problema ha sido que estos y otros marcadores para predecir la mortalidad han sido probados por separado, en lugar de juntos. Teniendo en cuenta que están fuertemente asociados entre sí, hace que sea difícil determinar qué variables influyen más en el riesgo de mortalidad”.

Para hacer frente a este vacío, en su investigación, Aichele y sus colegas examinaron 29 años de datos recogidos de 6.203 adultos con edades de 41 a 96 años de edad.

Al agregar los datos de 15 tareas diferentes, los investigadores analizaron el rendimiento cognitivo de los participantes en los cinco dominios de la capacidad intelectual: la inteligencia cristalizada, la inteligencia fluida, memoria verbal, memoria visual, y la velocidad de procesamiento.

Todos los dominios se evaluaron durante un período de 12 años, lo que permito a los investigadores evaluar el desempeño inicial de los participantes y el cambio en el rendimiento con el tiempo para cada dominio.

Para medir la salud de los participantes, los investigadores utilizaron el Índice Médico de Cornell, una medida que incluye listas de control detalladas de un total de 195 síntomas patológicos relacionados con los trastornos físicos y psicológicos.

Por último, los investigadores analizaron los informes subjetivos de los participantes de los distintos factores de estilo de vida, incluyendo la percepción de salud, el número de medicamentos prescritos, los patrones de sueño, aficiones, actividades de ocio, y las interacciones sociales.

Al hacer uso de dos tipos de análisis estadístico, los investigadores fueron capaces de evaluar la importancia relativa de un total de 65 diferentes variables para predecir el riesgo de mortalidad de los participantes.

Los resultados revelaron que la salud subjetiva y la velocidad de procesamiento mental son dos de los predictores más fuertes; es decir, una mejor percepción de la salud y una menor disminución en  la velocidad de procesamiento mental se asociaron con un menor riesgo de mortalidad.

Los investigadores también encontraron que el género tiene una fuerte influencia ya que las mujeres tienen un menor riesgo de mortalidad. No es de extrañar, los años de fumar tabaco estaban vinculados con un mayor riesgo de muerte prematura.

Fue una sorpresa descubrir que los factores de riesgo psicosocial en relación con factores tradicionales médicos, tales como los síntomas cardiovasculares pueden desempeñar un papel más importante en la predicción de la mortalidad,.

“El resultado de que las variables psicológicas están fuertemente ligadas al riesgo de mortalidad es muy sorprendente porque la gran evidencia existente apoya la hipótesis de que los predictores más fuertes de la supervivencia en la vejez son de carácter médico o fisiológico,” dijo Aichele.

Estos hallazgos pueden proporcionar información útil a los profesionales de la salud, ya que se necesitan mejores métodos para la identificación de individuos con riesgo de muerte temprana.

“Hacer frente a las necesidades de una población mundial de envejecimiento requerirá que se tomen en cuenta los numerosos factores de riesgo para la mortalidad, como las variables demográficas, condiciones de salud, capacidades funcionales, la capacidad mental y el apoyo social”, concluyeron los investigadores.

Fuente: Journal Psychological Science  

Deja un comentario