Algunos tipos de personalidad florecen bajo los jefes abusivos

Una nueva investigación de la Universidad de Notre Dame sugiere que los empleados que responden bien a un jefe abusivo pueden ser psicópatas primarios, o el tipo de persona que no reacciona a las cosas que hacen que otras personas se sientan estresadas, temerosas o enojadas.

Muchos psicólogos creen que el término describe un rasgo de personalidad o una combinación de rasgos. Y todos caemos en algún lugar a lo largo de una escala de niveles bajos a altos de psicopatía.

“Hay dimensiones primarias y secundarias de la psicopatía”, dijo la Dra. Charlice Hurst, profesora asistente de administración en el Colegio de Negocios de Mendoza, en Notre Dame.

“Ambos consisten en altos niveles de comportamiento antisocial; sin embargo, las personas que puntúan alto en psicopatía primaria carecen de empatía, son audaces y valientes.

No reaccionan a las cosas que hacen que otras personas se sientan estresadas, temerosas o enojadas. Los psicópatas secundarios son más impulsivos e impulsivos.

“Encontramos que los psicópatas primarios se benefician bajo supervisores abusivos. En relación con sus pares con baja psicopatía primaria, sintieron menos enojo, más compromiso y emociones positivas bajo supervisores abusivos”.

Hurst, junto con Lauren Simon (Universidad de Arkansas), Yongsuhk Jung (Academia de la Fuerza Aérea de Corea) y Dante Pirouz (Universidad Occidental), llevaron a cabo dos estudios con 419 adultos que trabajan.

En un estudio, se pidió a los participantes que reaccionaran a los perfiles de los gerentes representados como constructivos o abusivos. En ese estudio, no hubo diferencias en el enojo entre los participantes de psicopatía primaria alta y baja, pero los participantes con alta psicopatía primaria informaron sentirse más felices luego de imaginarse trabajando para un gerente abusivo.

En un segundo estudio, los participantes calificaron cuán abusivos eran sus propios supervisores. Se les preguntó acerca de comportamientos como rudeza, chismes sobre los empleados, no dar el crédito adecuado para el trabajo, la invasión de la privacidad y la ruptura de promesas.

Aquellos con alto nivel de psicopatía primaria informaron sentirse menos enojados, más positivos y comprometidos.

Horst dice que la investigación subraya las muchas formas en que permitir a los gerentes abusar de los empleados puede ser dañino.

“Puede recompensar y retener exactamente el tipo de personas que es probable que perpetúen culturas abusivas”, comentó Horst. “Los psicópatas que prosperan bajo supervisores abusivos estarían mejor posicionados para adelantarse a sus pares”.

Las empresas utilizan el compromiso como una medida de la salud de la organización, pero la investigación de Hurst muestra la importancia de profundizar.

Ella explica que si una empresa tiene un problema de abuso generalizado, la rotación de empleados podría resultar en una compañía de individuos con alta psicopatía primaria.

“En el extremo, podrían terminar con una fuerza laboral altamente comprometida de psicópatas”.

La investigación se publicará en el Journal of Business Ethics.

Fuente: Notre Dame

Deja un comentario