Apoyar a los niños a través de sus transacciones académicas puede mejorar su bienestar y su autoestima

Según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Academia de Finlandia, cuando los padres apoyan la independencia de sus hijos a través de sus transiciones educativas, estos últimos tienden a desarrollar un mayor bienestar así como una mejor autoestima y tienen un menor riesgo de depresión.

Estos hallazgos se aplican a todas las principales transiciones académicas de un alumno: de la escuela primaria a la secundaria, de la escuela secundaria  a la preparatoria y de la escuela preparatoria a la universidad. Los efectos positivos aumentaron con la edad del niño.

Los padres pueden ayudar a alentar la autonomía de sus hijos ofreciéndoles mayores opciones sobre sus objetivos educativos, proporcionando mucha flexibilidad dentro de un entorno estructurado y estableciendo su entorno para el éxito, como alentar a los niños a mantener el espacio de tareas limpio, equipado y organizado.

Los investigadores señalan que el apoyo de autonomía proporcionado por las mamás y los papás impidió la depresión durante las tres transiciones y aumentó la autoestima de los jóvenes en las dos últimas transiciones.

Un hallazgo importante es que los efectos positivos del apoyo a la autonomía tienden a aumentar a medida que el niño crece. “En el pasado, se pensaba que los padres solo desempeñaban un papel importante durante la infancia, pero esta investigación demuestra su importancia durante la adolescencia e incluso en la adultez joven”, dijo la profesora Katariina Salmela-Aro.

Durante mucho tiempo, la importancia de la autorregulación se enfatizó solo en relación con el bienestar general y el éxito en la vida. Sin embargo, los nuevos hallazgos sugieren que padres e hijos continúan teniendo un efecto regulador fuerte e interactivo en el bienestar de cada uno.

Por ejemplo, la crianza de los hijos afecta el bienestar de los jóvenes, y a la vez el bienestar de los jóvenes también afecta el de sus padres. De hecho, los jóvenes desempeñan un papel muy importante que afecta el apoyo de los padres a la autonomía de los jóvenes más de lo que se pensaba. Solo en algunos casos cuando los niños tienen retrocesos, los padres tienden a intervenir y hacerse cargo, pero por desgracia afecta la independencia de sus hijos.

“Sin embargo, desde la perspectiva del bienestar de los jóvenes, sería importante que los padres brinden más apoyo en tales casos, porque se ha demostrado que el apoyo a la autonomía reduce la depresión”, dijo Salmela-Aro.

El estudio involucró a 2,000 jóvenes finlandeses, cuyos caminos educativos y bienestar fueron rastreados por los investigadores durante todas las transiciones educativas.

La investigación se realizó con la ayuda del proyecto LEAD bajo el programa Future of Learning, Knowledge and Skills Academy y el estudio interdisciplinario Mind the Gap bajo el programa Human Mind Academy.

Fuente: Academia de Finlandia

Deja un comentario