Aunque el suicidio es un problema mayor de salud pública, globalmente no se trata como tal

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revela que cada 40 segundos una persona se suicida en el planeta, pero la cifra de aquellas que lo intentan y no lo consiguen es mucho mayor.

Más de 800 000 individuos se quitan la vida cada año y el 75% de ellos son de países de bajos y medios ingresos, según la OMS

De hecho, el intento de suicidio es el primer factor de riesgo para que una persona vuelva a intentar acabar con su vida una segunda vez y lo consiga.

Globalmente entre las edades de 15 y 29 años el suicidio es la segunda causa de muerte. Siendo el índice de suicidio s más altos entre las personas mayores de 70 años.

Generalmente, más hombres que mujeres se suicidan. Y en los países ricos, tres veces más hombres que mujeres se quitan la vida.

Debido a este panorama la OMS considera al suicidio como “un problema mayor de salud pública” que, lamentablemente, no se trata como tal.

Sólo 28 países en la Tierra cuentan con un plan estratégico para prevenir el suicidio de su población, y únicamente unos 60 recopilan datos de los suicidios llevados a cabo.

La OMS señala el estigma y el tabú en torno al suicidio como la principal causa que evita que tanto los familiares como los gobiernos traten el tema de forma abierta y efectiva.

De hecho, en muchas naciones el suicidio es un acto ilegal, por lo que se tiende a obviar oficialmente.

Con respecto a las causas del suicidio, en los países desarrollados esta práctica se relaciona con desórdenes mentales, provocados especialmente por el abuso del alcohol, y con la depresión.

En el casos se de las naciones de bajos y medianos ingresos, la principal causa de los mismos es la presión y el stress por problemas socioeconómicos.

Muchos otros  casos de suicidio se dan en personas que han tenido que superar un conflicto bélico, un desastre natural, violencia física o mental, abuso o aislamiento.

Asimismo, los índices de suicidio son también altos entre las personas que sufren discriminación, como los refugiados y los inmigrantes, las lesbianas, los gays, los bisexuales, los transexuales y aquellos individuos que se encuentran dentro de una prisión.

Con respecto al método empleado, el 30% de los suicidios se deben a envenenamiento con pesticidas en zonas agrícolas deprimidas, En tanto que otros sistemas comunes son el ahorcamiento y el uso de armas de fuego.

Aumentar la conciencia social y acabar con el tabú es una de las claves para que a nivel mundial se hagan progresos en la lucha contra el suicidio. Mientras esta no se haga las cifras de suicidios puede ir en aumento.

Fuente: http://www.vanguardia.com.mx 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario