Ayudar a otros mejora nuestra salud mental

Un nuevo estudio encontró que una manera eficaz de reducir el impacto del estrés diario es ayudar a los demás, ya sean amigos, conocidos o incluso desconocidos.

Investigadores de la Universidad de Yale encontraron que el altruismo en la forma de prestar apoyo a los demás puede proporcionar un beneficio significativo para la salud mental de una persona.

“Nuestra investigación muestra que cuando ayudamos a otros también podemos ayudarnos a nosotros mismos”, dijo la Da. Emily Ansell autora del estudio.

“Los días estresantes suelen llevarnos a tener un estado de ánimo negativo y contribuir a empeorar la salud mental, pero nuestros resultados sugieren que si hacemos pequeñas cosas para otros, no nos sentiremos tan mal en los días que  estamos estresados.”

Nuestro estudio sugiere que hacer de forma proactiva cosas por los demás puede ser otra estrategia eficaz para hacer frente a las preocupaciones y las tensiones cotidianas.

“La temporada navideña puede ser un momento muy estresante, por lo que preguntarnos si alguien necesitan nuestra ayuda puede contribuir  a sentirnos un poco mejor.” dijo Ansell

Experimentos anteriores en laboratorio han demostrado que la prestación de apoyo puede ayudar a las personas a lidiar con el estrés, aumentando sus experiencias de emociones positivas.

En el presente estudio, los investigadores investigaron si esto era cierto en el mundo real. Para ello, Ansell y las coautoras las Dras. Elizabeth B. Raposa y Holly B. Laws  de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, realizaron un estudio en el que las personas utilizaron sus teléfonos inteligentes para informar sobre sus sentimientos y experiencias en la vida diaria.

Un total de 77 adultos, que iban desde 18 a 44 años, participaron en el estudio durante 14 días; las personas con dependencias a sustancias, enfermedad mental diagnosticada, o deterioro cognitivo no se incluyeron para la participación en este estudio.

Los participantes recibieron un recordatorio telefónico automatizado todas las noches que los impulsó a completar su evaluación diaria. Se les pidió reportar eventos vitales estresantes que experimentaron ese día en la mayoría de los dominios (interpersonal, trabajo, educación, hogar, finanzas y salud) y el número total de eventos que comprendían la medida de la tensión diaria.

También se les pidió que informaran si habían participado en diversos comportamiento (por ejemplo, ayudar con el trabajo escolar, preguntar a alguien si necesitaban ayuda, etc).

Los participantes también completaron una prueba corta para medir sus emociones positivas y negativas.

Los resultados indicaron que ayudar a los demás generó un bienestar de los participantes. Un mayor número de comportamientos de ayuda se asoció con niveles más altos de emociones positivas diarias y una mejor salud mental en general.

El comportamiento de ayuda de los participantes también influyó en la forma en que respondieron al estrés. Las personas que reportaron un comportamiento por debajo de lo habitual ayudando a otros reportaron menos emociones positivas y más emociones negativas.

En otras palabras, el comportamiento de ayuda  amortiguo los efectos negativos del estrés en el bienestar.

Los investigadores señalan que serán necesarios estudios adicionales para determinar si los hallazgos se mantienen a través diversas poblaciones.

Una línea de particular importancia para la investigación futura, dicen los investigadores, es determinar si el incitar activamente a las personas a involucrarse en comportamientos de ayuda puede mejorar aún más su estado de ánimo y la salud mental.

“Esto ayudaría a aclarar si la prescripción de conductas prosociales puede ser utilizadas como una intervención potencial para lidiar con el estrés, sobre todo en personas que están pasando por un estado de ánimo deprimido o elevados niveles de estrés “, dijo finalmente Ansell.

Fuente: Journal Clinical Psychological Science

Deja un comentario