Barbara Fredrickson: su vida y su obra en pocas palabras

Barbara Fredrickson Lee nació el 15 de junio de 1964 en Estados Unidos. Es un profesora en el departamento de psicología de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. Ella es también en este centro educativo la investigadora principal del Laboratorio de Emociones Positivas y Psicofisiología (PEPLab).

Fredrickson es un psicóloga social que ha llevado a cabo hasta la actualidad, investigaciones sobre las emociones y la psicología positiva. Su trabajo principal está relacionado con la ampliación y construcción de la teoría de las emociones positivas, lo que sugiere que las emociones positivas llevan a comportamientos nuevos, expansivos o exploratorios, y que, con el tiempo, estas acciones conducen a recursos significativos a largo plazo, tales como el conocimiento y las relaciones sociales. Ella es la autora del libro Positividad (2009), que está dirigido a todo público y que se basa en su propia investigación y la de otros científicos sociales. Ella también dio a conocer su nuevo libro en enero de 2013, Amor 2.0, que discute la emoción suprema de amor, micro-momentos de conexión, así como la explicación de cómo el amor puede afectar nuestra apariencia biológica  con el tiempo .

Fredrickson obtuvo su doctorado en la Universidad de Stanford en 1990. Fue profesora de la Universidad de Michigan durante 10 años antes de trasladarse a la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

Ella es la creadora de la teoría denominada Broaden and Build Theory of Positive Emotions (que se puede traducir como Teoría abierta y construida de las emociones positivas).

Fredrickson sostiene que emociones positivas como la alegría, el entusiasmo, la satisfacción, el orgullo, la complacencia, etc., aunque como fenómeno son distintas entre sí, comparten la propiedad de ampliar los repertorios de pensamiento y de acción de las personas y de construir reservas de recursos físicos, intelectuales, psicológicos y sociales disponibles para momentos futuros de crisis.

En definitiva, experimentar emociones positivas es siempre algo agradable y placentero a corto plazo y para esta autora, además, tendría otros efectos beneficiosos más duraderos, en la medida en la que ello prepara a los individuos para tiempos futuros más duros. Según la visión de Fredrickson, a medida que la experimentamos emociones positivas los recursos personales se incrementan y se pueden utilizar en situaciones emocionales diferentes.

Actualmente tiene 52 años de edad.

Fuente: Wikipedia

Deja un comentario