Beneficios sobre nuestra salud mental al practicar algún deporte

El ejercicio nos ayuda a ganar energía y perder peso. Pero también hay beneficios en la salud mental cuando uno hace ejercicio – algunos pueden verdaderamente cambiarnos la vida! No importa lo mucho que odiemos ponernos los zapatos deportivos e ir al gimnasio, los beneficios sobre la salud mental al practicar ejercicio regularmente no pueden (y no deben) ser ignorados.

La mayoría de la gente prefiere pasar el rato en el sofá que pasar 45 minutos haciendo ejercicio. Pero ¿qué pasa si te dijeran que tomar ese pequeño espacio de tiempo para hacer ejercicio no es sólo una manera de ponerte más en forma física, sino también una solución para la depresión y la ansiedad? A continuación los 7 beneficios de salud mental al practicar algún ejercicio.

  1. Perder peso.

El beneficio más obvio y conocido del ejercicio es que afecta tu físico, ayudándote a perder o mantener tu peso. Si te sientes mejor acerca de cómo te ves físicamente, naturalmente te sentirás mejor mentalmente. Ser feliz con tu apariencia puede llevarte a hacer ejercicio regularmente, lo que puede aumentar tu confianza y mejorar tu autoestima.

  1. Mejorar tu estado de ánimo.

¿Necesitas relajarte después de un duro día?. El ejercicio físico puede hacer mucho más por tu estado de ánimo, y no tienes que hacer un entrenamiento intenso para cosechar los beneficios. Los estudios han demostrado que cualquier actividad física estimula varias sustancias químicas en tu cerebro que te permiten sentirte más relajado.

  1. Obtén más energía.

¿Te sientes cansado a las 2 de la tarde? La actividad física regular puede fortalecer tus músculos y aumentar tu resistencia. El ejercicio envía el oxígeno y los nutrientes a tus tejidos y permite que tu sistema cardiovascular trabaje más eficientemente. Cuando tu corazón y tus pulmones funcionan mejor, tienes más energía durante el día.

  1. Dormir mejor.

¿Tienes dificultades para dormir por la noche? La actividad física regular puede ayudarte a conciliar el sueño más rápido y con un sueño profundo. Esto, a su vez, mejorará tu estado de ánimo, porque todos sabemos el mal humor que puedes tener si no logras tus 8 horas de sueño!

  1. Fuera los pensamientos negativos.

El ejercicio puede sacarte de la casa y quitarte la mente de la inundación constante de los pensamientos negativos en tu mente. Cada vez que tienes tiempo sin hacer nada, tus pensamientos tienen más potencial para convertirse en negativo. El uso de ese tiempo para la actividad física puede ayudar a redirigir tu pensamiento en una dirección más positiva y consciente.

  1. Hacer frente a los retos de manera saludable.

Muchas personas hacen frente a los retos de la vida bebiendo, viendo televisión, comiendo excesivamente o evitando los conflictos. Pero estas estrategias son ineficaces y a menudo empeoran el problema. Usar el ejercicio como una manera de manejar la ansiedad, la depresión, y otras dificultades es una estrategia sana del afrontamiento.

  1. Libera las endorfinas

Los estudios demuestran que las sustancias químicas llamadas endorfinas, que se liberan durante el ejercicio, ayudan a reducir los síntomas de depresión. Cuando las endorfinas se liberan en el cerebro, los productos químicos del sistema inmune que pueden empeorar la depresión se reducen y la temperatura corporal aumenta, produciendo un efecto calmante.

Puede ser difícil dar ese primer paso y establecer una rutina, pero si tu sufres de ansiedad o depresión, el intentar cualquier cosa para obtener alivio y sentirse mejor será mejor que quedarte estático. El ejercicio físico y la actividad física son una excelente manera de sentirse bien, mantenerse sano y divertirse.

Como objetivo general, practica por lo menos 45 minutos de actividad física todos los días, o prográmate cinco entrenamientos de 60 minutos por semana. Recuerde consultar con a tu médico antes de comenzar un nuevo programa de ejercicios, especialmente si tienes alguna tema de salud.

Fuente: psychcentral.com

Deja un comentario