Claves para convertir cada momento en un gran día

Para muchos conseguir que nuestras actividades diarias se conviertan en algo que nos llene plenamente, es una utopía. Sin embargo es perfectamente posible sentirse a gusto y satisfecho, tanto en aquello que hacemos para ganarnos la vida como en lo que desarrollamos fuera del trabajo. En este marco aportan claves para alcanzar este objetivo.

Una de las claves para llenar nuestra vida de grandes días, consiste en mirar nuestra existencia con los ojos de la gratitud, una emoción positiva que nos hace sentir felices. Hay que traer al primer plano de nuestra consciencia todo lo bueno y positivo que ha habido y hay en nuestra existencia, y pensar en ello cada día, por ejemplo al tomar nuestro desayuno.

Existe una relación directa entre los diversos componentes psicoemocionales de nuestros mundos laboral y personal.

Ya disponemos de evidencias científicas que demuestran algo que el propio sentido común nos dice y las empresas ya empiezan a tener en cuenta: cuanto más felices nos encontramos en nuestro trabajo, mayor es nuestro rendimiento; más se despliegan nuestras capacidades; y más posibilidades tenemos de conseguir el éxito en aquello que nos propongamos.

Hay organizaciones que están creando un nuevo puesto directivo, el director de felicidad del empleado, entre otras razones porque se han dado cuenta de que el grado de bienestar, satisfacción de sus trabajadores tiene un impacto directo en el éxito de la compañía y en su cuenta de resultados.

Por otro lado, cuando hablamos de plenitud de vida también  estamos hablando de felicidad, satisfacción, disfrute y realización personal.  En la medida en la que experimentemos un mayor grado de todo ello, viviremos mejor.

El trabajo, como faceta de nuestra vida a la que dedicamos una buena parte de nuestro tiempo, puede y debe contribuir a nuestra plenitud vital, sin embargo varios estudios realizados recientemente  concluyen en que no más de un 13% de las personas empleadas se sienten felices en su puesto de trabajo, por lo que lograr la satisfacción y el disfrute laboral es una necesidad creciente entre los trabajadores.

¿ Es posible que cada jornada pueda ser un gran día.  La felicidad, no es tanto un estado de permanente éxtasis existencial, sino una sensación general de satisfacción con la vida, salpicada de momentos y de emociones positivas como la ilusión, la pasión o el disfrute.

Un gran día en el trabajo es aquel en el que hemos logrado lo que nos habíamos propuesto, o hemos sacado adelante nuestro trabajo disfrutando con nuestra actividad y, más en general, aquel en el que hemos sentido plenitud en nuestra vida.

¿Es posible lograr que todos los días sean así? Afirmar esto sería no estar en contacto con la realidad, porque hay días que se tuercen las cosas, o que nos encontramos con situaciones adversas que no ayudan mucho. Pero si activamos una serie de principios humanos universales podemos llenar nuestra vida de grandes jornadas.

Indudablemente habrá días, o incluso etapas, en las que no nos sintamos muy felices. Aunque las adversidades, las dificultades y los retos son parte inherente de la existencia y todos compartimos la misma naturaleza humana, cada persona es diferente y las realidades en que nos podemos encontrar inmersos se pueden vivir y afrontar de maneras distintas; todo depende de nuestra propia mirada.

SEIS CLAVES PARA UNA VIDA PLENA

Para llenar nuestra existencia de grandes días, a continuación algunas  recomendaciones:

1.- Introducir la actividad física en nuestra vida.

2.- Buscar lo positivo en cada situación. 

3.- Mirar nuestra vida con los ojos de la gratitud.

4.- Mantener relaciones positivas.

5.- Utilizar nuestro potencial creativo.

6.- Divertirnos en nuestro ámbito laboral. 

Lo primero es decidir pasárselo bien y divertirse. Tener el trabajo ideal es una suerte, pero hacer que éste sea ideal, es una decisión personal.

Fuente: http://www.eldia.com.ar

Deja un comentario