¿Cómo afecta a nuestras funciones cognitivas el enviar mensajes de textos?

Según un nuevo estudio, el envío de mensajes de texto a través de un teléfono inteligente puede cambiar el ritmo de las ondas cerebrales.

Las personas se comunican cada vez más a través de mensajes de texto y se sabe poco sobre los efectos neurológicos en la utilización de teléfonos inteligentes. Para obtener más información sobre cómo funcionan nuestros cerebros durante la comunicación textual utilizando teléfonos inteligentes, un equipo dirigido por el investigador William Tatum de la Clínica Mayo analizó los datos de 129 pacientes. Sus ondas cerebrales fueron monitoreados durante un período de 16 meses a través de electroencefalogramas (EEG) combinadas con imágenes de vídeo.

El Dr. Tatum encontró un ritmo diferente en las ondas cerebrales en aproximadamente 1 de cada 5 pacientes que estaban usando su teléfono inteligente para enviar mensajes de texto.

Cuando los investigadores pidieron a los pacientes que enviaran mensajes de texto, también se observó el uso de los dedos y el audio mientras manipulaban sus teléfonos celulares. Además se les realizaron pruebas de atención y de sus funciones cognitivas. Los mensajes de texto produjeron un ritmo cerebro recién observado, que era diferente de cualquier otro ritmo del cerebro previamente descrito.

La unicidad de este ritmo cerebral observado en la creación y envió de mensajes de texto en comparación con otras formas de estimulación mental podría ser causada por la combinación de las actividades mentales, motoras y neurológicas.

No hubo correlación entre la presencia de un ritmo en las ondas cerebrales mensajes de texto y datos demográficos de los pacientes, incluyendo la edad, el sexo, el tipo de epilepsia, la presencia de una lesión cerebral en la resonancia magnética, o un EEG crítico.

“Creemos que este nuevo ritmo de onda cerebral es una métrica objetiva de la capacidad del cerebro para procesar la información no verbal durante el uso de dispositivos electrónicos y que está fuertemente conectado a una red distribuida ampliamente aumentada por la atención o la emoción”, comentó el Dr. Tatum.

Además de los teléfonos inteligentes, el ritmo de mensajes de texto también se encontró en los usuarios de iPad. Los investigadores plantearon la hipótesis de que la presencia de un ritmo diferente de las ondas cerebrales durante el uso de dispositivos móviles puede ser causada por sus pantallas más pequeñas, que requieren más concentración.

El Dr. Tatum señaló que este hallazgo podría tener implicaciones importantes para la interfaz cerebro-computadora, video juegos, y, quizás lo más importante, al conducir un vehículo. “En la actualidad existe una razón biológica de porqué las personas no deberían mandar textos y la unidad – los mensajes de texto puede cambiar las ondas cerebrales, ” comentó el Dr. Tatum. Mientras que “todavía hay mucha más investigación necesaria, hemos comenzado a desentrañar las respuestas generadas por el cerebro cuando se interconecta con dispositivos computarizados.”

Fuente: Epilepsy & Behavior.

Referencia: William O. Tatum, Benedetto DiCiaccio, Kirsten H. Yelvington. Cortical processing during smartphone text messaging. Epilepsy & Behavior, 2016; 59: 117 DOI: 10.1016/j.yebeh.2016.03.018

Deja un comentario