Como afecta la terapia cognitivo-conductual a pacientes con trastorno de ansiedad social

Después de tan sólo nueve semanas de terapia cognitivo-conductual, el cerebro de pacientes que sufrían de trastorno de ansiedad social cambio en el volumen. La ansiedad se redujo, y partes de los cerebros de los pacientes también disminuyeron en volumen y actividad. Este estudio podría ayudar a desarrollar terapias más eficaces para uno de los problemas más comunes en la salud mental.

Sabemos desde hace muchos años que el cerebro es muy adaptable. Por ejemplo, estudios previos han demostrado que los malabares y los videojuegos afectan el volumen del cerebro. Sin embargo, hay todavía muchas preguntas sin respuesta acerca de cómo se adapta el cerebro.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Linköping, en Suecia han estudiado cómo la terapia conductual cognitiva vía internet  afecta el volumen del cerebro y su actividad. Los investigadores se centraron en pacientes con trastorno de ansiedad social, uno de los problemas de salud mental más comunes. Antes y después del tratamiento los cerebros de los pacientes fueron examinados con imágenes de resonancia magnética.

“Cuanto mayor es la mejora que vimos en los pacientes, cuanto menor es el tamaño de su amígdala. El estudio también sugiere que la reducción del volumen impulsa la reducción de la actividad cerebral”, comentó el estudiante de doctorado Kristoffer NT Månsson, quien dirigió el estudio.

En el estudio participaron 26 personas tratadas vía internet durante nueve semanas, lo que es un estudio relativamente pequeño. Sin embargo, es único, ya que investigó varios factores al mismo tiempo, como los cambios post-tratamiento, el volumen cerebral y la actividad cerebral.

“Aunque no fueron muchos pacientes, este trabajo proporciona un conocimiento importante, especialmente para personas con trastornos de ansiedad. Varios estudios han informado de que ciertas áreas del cerebro son diferentes entre los pacientes con y sin trastornos de ansiedad. En nuestro estudio, hemos demostrado que los pacientes pueden mejorar en nueve semanas  y que esto conduce a diferencias estructurales en el cerebro “, dijo Kristoffer NT Månsson.

Kristoffer NT Månsson ve el estudio como un primer paso de un proyecto más grande. En última instancia, el objetivo es entender mejor los efectos psicológicos y biológicos del tratamiento  con el fin de desarrollar terapias más eficaces. El equipo de investigación está avanzando con los estudios en más pacientes. Un nuevo estudio en curso tiene como objetivo identificar el punto durante el tratamiento, donde se produce el cambio en el cerebro.

Fuente: Translational Psychiatry

Referencia:Linköping Universitet. “Brain volume changes after cognitive behavioral therapy.” ScienceDaily. ScienceDaily, 2 February 2016. <www.sciencedaily.com/releases/2016/02/160202185552.htm>.

Deja un comentario