¿Cómo garantizar que tus propósitos de Año Nuevo se cumplan?

Estamos en las primeras horas de este 2018 y la pregunta que muchos se hacen es ¿cómo elaborar mis propósitos de Año Nuevo y apegarme a ellos para provocar cambios significativos en mi vida?. Desafortunadamente, muchas personas no saben plantear sus propósitos y más bien se preparan, sin saberlo, para fallar durante el proceso porque no diseñan un buen plan.

A continuaciones te decimos como elaborar un plan que si funcione.

  1. Piensa en pequeño.

Imagina un comportamiento que puedas crear que se ajuste perfectamente a tu día. Por ejemplo, agrega una porción de vegetales en el almuerzo. Come una pieza de fruta como aperitivo. Realiza tres respiraciones profundas cuando te sientas estresado. Camina alrededor de la cuadra en el trabajo todos los días. Haz cinco sentadillas o cinco flexiones por la mañana. Bebe un vaso de agua cuando despierte. Ve a dormir 15 minutos antes.

A menudo intentamos lograr grandes propósitos con la esperanza de que un gran objetivo nos obligue a cambiar nuestro camino. Considera lo opuesto y experimenta la emoción cuando logres pequeños pasos. También notarás que los pequeños pasos suman grandes avances. Agrega un hábito pequeño cada mes y veras cuánto cambio puede ocurrir en un año.

  1. Diviértete.

Los propósitos en torno a tu salud y tu bienestar a menudo pueden parecer deprimentes y aburridos. Considera una forma divertida de mejorar tu salud. Agrega un hobby a tu vida para realizar ejercicio de una manera lúdica. Una clase de baile, un deporte nuevo o tú favorito, excursiones al aire libre, cualquier cosa que parezca divertida e interesante. No solo que sea un entrenamiento, sino que también puedas usar tu cerebro de unas nueva formas, aprender una nueva habilidad y divertirse mientras lo haces. Usa la nutrición de manera lúdica, también. Comience una noche de cocina con tus hijos, compra un libro de cocina divertido, prueba una nueva receta o toma una clase de cocina para usar la comida de una nueva manera.

  1. Atiéndete como te lo mereces.

En lugar de decirle no a algo, considera agregar algo de lujo a tu día. Compra sábanas realmente suaves, o un paquete de clases de ejercicios para comenzar una rutina de ejercicios. Prueba un servicio de entrega de comida para probar platos nuevos y ejercita el control de las porciones y disfruta que otra persona cocine para ti durante un período de tiempo. Considera comprar una nueva pieza de equipo de tu cocina para que te pongas de buen humor y disfruta de cocinar y comer de acuerdo a tus valores. Todos estos son complementos a tu vida que promoverán las habilidades de aprendizaje para apoyar el cambio a largo plazo.

  1. Aplaza la acción.

A veces establecemos acciones súper específicas como nuestro objetivo, pero no hemos hecho el trabajo para comprender el comportamiento más profundo. Un ejemplo es dejar el alcohol durante el mes de enero, pero durante los siguientes 11 meses beber todo lo que quieras. ¿Por qué no puedes beber menos durante todo el año?

¿Qué pasaría si invirtieras el mes de enero averiguando cómo crear hábitos a largo plazo, en lugar de solo hacerlos por un mes? ¿Qué debe ocurrir para que crear un verdadero cambio en tu comportamiento? Tómate tu tiempo para comprender la raíz más profunda de lo que te impide un cambio a largo plazo. Presta atención y observa qué te motiva a vivir un estilo de vida saludable.

  1. Haz lo que quieras.

¿Qué quieres hacer? Olvídate de las modas y las tendencias, o lo que debe hacerse, o lo que tu médico, cónyuge o amigo cree que deberías hacer. ¿Qué te está motivando? ¿Mejorar tu estado de ánimo? Concéntrate en ti y en lo que te interesa cambiar. ¿Qué te motivará a mantenerte enfocado? ¿Qué herramientas necesitas para alcanzar el éxito? A medida que tengas claro qué es lo que realmente te impulsa a cambiar, será más agradable lograr tus objetivos. Apózalo un poco y mejor ponlo en práctica el 1 de febrero.

Comience el nuevo año con un plan que te lleve hacia el éxito. Disfrute el proceso y crea metas que te proporcionarán la salud y el bienestar que deseas.

Fuente: El Economista

Deja un comentario