EDUCATIVA

¿Cómo hace el cerebro para crear y romper un hábito?

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

No todos los hábitos son malos. Algunos son incluso necesarios. Un hábito  bueno, por ejemplo, es que podamos encontrar nuestro camino a casa en “piloto automático” o lavarnos las manos sin tener que ponderar cada paso. Sin embargo, la incapacidad para cambiar el actuar habitual a actuar de una manera deliberada puede ser la base de la adicción y los trastornos obsesivo-compulsivos.

El estudio al que hacemos referencia se publicó en la revista Neuron, y fue dirigido por Christina Gremel, profesora asistente de psicología en la Universidad de California en San Diego.

El estudio proporciona la evidencia más fuerte hasta la fecha, dijo Gremel, de que los circuitos del cerebro para la acción habitual y los dirigidos a un nuevo objetivo compiten por el control – en la corteza orbitofrontal (COF), un área de toma de decisiones del cerebro – y que a través de los endocannabinoides, permite que un hábito asuma el control, actuando como una especie de freno en el circuito dirigido a un objetivo.

Los endocannabinoides son una clase de sustancias químicas producidas de forma natural por los seres humanos y otros animales. Los receptores para los endocannabinoides se encuentran en todo el cuerpo y el cerebro, y el sistema endocannabinoide está implicado en una variedad de procesos fisiológicos – incluyendo el apetito, la sensación de dolor, el estado de ánimo y la memoria. También es el sistema que media los efectos psicoactivos del cannabis.

En el estudio, los investigadores plantearon la hipótesis de que los endocannabinoides pueden calmar o reducir la actividad en el COF y, con ella, la capacidad de cambiar a la acción dirigida a ciertos objetivos. Los investigadores se centraron sobre todo en las neuronas que se proyectan desde la COF en el cuerpo estriado dorsomedial.

“Necesitamos un equilibrio entre las acciones habituales y las dirigidas a un nuevo objetivo. Para la función de todos los días, tenemos que ser capaces de tomar acciones de rutina rápida y eficientemente, y los hábitos sirven a este propósito”, dijo Gremel. “Sin embargo, nos encontramos también con las circunstancias cambiantes, y necesitamos la capacidad de poner los hábitos en pausa  y realizar una acción dirigida a objetivos en base a información actualizada. Cuando no podemos hacer esto, pueden haber consecuencias devastadoras.”

Los resultados pueden sugerir, según los autores, una nueva linea terapéutica para las personas que sufren de TOC u otras adicciones: Para detener la excesiva dependencia a algo  y restaurar la capacidad de cambiar de hábito a una acción dirigida a nuevos objetivos, puede ser útil tratar el sistema endocannabinoide del cerebro y así reducir el control sobre el comportamiento habitual. El tratamiento podría ser farmacéutico o podría implicar la terapia conductual.  Sin embargo, concluyeron diciendo los investigadores, se  necesitan más estudios en esta línea.

Fuente: Christina M. Gremel. Endocannabinoid Modulation of Orbitostriatal Circuits Gates Habit Formation. Neuron, Mayo  2016

Deja un comentario