Como reducir el Síndrome de Estrés por Tráfico

Se ha llegado a acuñar un nuevo término “Síndrome de Estrés por Tráfico” que se refiere a cuando un conductor se ve envuelto en el tráfico, sobre todo cuando hay prisa por llegar a algún lugar. Las personas que tienen que enfrentarse con frecuencia a estas situaciones muestran una reacción exagerada a los pocos minutos de haber entrado en un tráfico lento: comienzan a sudarles las manos, experimentan dolor de cabeza, pierden la capacidad para concentrarse y, obviamente, sienten ansiedad y frustración.

Entre algunas de las consecuencias del “Síndrome de Estrés por Tráfico” se encuentran menor calidad de vida y mayor probabilidad de sufrir accidentes. Los embotellamientos aumentan (entre un 12 % y un 18 %) la posibilidad de sufrir un accidente. El estrés y la fatiga son las principales causas. El 76 % de los conductores conduce con estrés y los hombres presentan un mayor riesgo de sufrir un siniestro en estas condiciones.

Se puede dividir el proceso de estrés al volante en tres fases: reacción de alarma, fase de resistencia y fase de agotamiento. Cada una de ellas provoca agresividad, hostilidad, competitividad, impaciencia, menor prudencia, conductas temerarias y menor respeto a las normas.

David Moxon, profesor de psicología del Peterborough Regional College, es pionero en el análisis del estrés por tráfico y recomienda “realizar respiraciones lentas y profundas, respirar fragancias agradables y escuchar música de relajación” para liberar este sufrimiento.

Una manera de reducir el estrés es ir a la escuela o el trabajo caminando o en bicicleta, según varios estudios, da mayor nivel de bienestar que quien va en coche o transporte público. Pero cuando las distancias son largas para ir a pie o la bicicleta, las motocicletas constituyen una valiosa respuesta a los problemas de movilidad. Cada vez más personas en las ciudades utilizan motonetas  para reducir los tiempos de viaje (entre un 50 y un 70 % ), evitando así verse atacados por el “Síndrome de Estrés por Tráfico”.

Su uso evita congestiones en las horas pico y no solo beneficia al conductor sino a la ciudad en general. Las personas que lo practican ocupan tres veces menos espacio en circulación que un automóvil y se filtran mejor entre el tráfico congestionado.

Según un estudio de las autoridades de Bruselas, si el 10 % de los conductores se trasportara en motocicleta se reduciría un 40 % el tiempo de congestión en hora pico.

Muchas personas no quieren dejar la comodidad de ir encapsulados en un automóvil pero las ventajas de ir a pie, bicicleta o motoneta son muchas y tal vez es momento que nos decidamos a hacer un cambio en la manera de trasportarnos en aras de nuestra salud mental.

Fuente: http://elpais.com

Deja un comentario