¿Conoces cuales son los componentes de la imitación en nuestro cerebro?

Aprendemos muchas cosas a través de la imitación: cómo caminar, tocar un instrumento, practicar algún deporte, entre otras cosas. ¿Pero cuáles son los procesos en el cerebro responsables de la imitación?. Desde hace algunos años, la ciencia ha estado examinando el papel de las neuronas espejo, pero todavía hay mucho que entender. Un estudio centrado en pacientes neurológicos mostró que al menos dos componentes están involucrados en imitar gestos, cada uno desde un hemisferio diferente del cerebro.

Después de una lesión cerebral (causada por un accidente cerebrovascular o una hemorragia, por ejemplo), los pacientes pueden tener dificultad para imitar los gestos y los movimientos de los demás (apraxia ideomotora). En la historia de la neuropsicología, estos estudios se encuentran entre los más conocidos. Estos déficits dificultan la terapia dirigida a la recuperación de las habilidades motoras, ya que el paciente no puede realizar gestos imitación cuando se los solicita el médico. En los últimos veinte años, estos estudios han encontrado un nuevo significado gracias al descubrimiento de las neuronas espejo, y sin embargo, poco se sabe acerca de estos procesos.

 Muchos científicos creen que el hemisferio izquierdo tiene un papel dominante porque este problema con más frecuencia se observa en las superficies en los casos de daño unilateral cerebral del hemisferio izquierdo. ¿Cómo, entonces, podemos explicar el pequeño porcentaje de pacientes apráxicos que han sufrido lesiones unilaterales del hemisferio derecho?

Paola Mengotti, que en el momento del estudio se encontraba en SISSA (International School for Advanced Studies) y ahora se encuentra en Forschungszentrum Jülich, en Alemania, Raffaella Rumiati profesora y Jefa del Laboratorio iNSuLa (Neurociencias y Sociedad) en SISSA y sus colegas realizaron un estudio para responder a esta pregunta. Participaron en el estudio veinte pacientes con lesiones cerebrales unilaterales en los hemisferios izquierdo o derecho, además de un grupo de control. La idea inicial era que la imitación se compone de al menos dos tareas distintas: la imitación motora, y un componente espacial. Que se observan cuando tenemos que imitar los movimientos de otra persona, donde  no sólo tenemos que repetir las acciones, sino que también tenemos que traducirlos a nuestro cuerpo (reflejarlos).

En el estudio, los pacientes realizaron tareas de imitación utilizando uno de los dos componentes, el motor o el espacial. Entonces el rendimiento de cada componente se comparó y clasificó en relación con el tipo de lesión.

Lo que se descubrió fue que lo que cuenta en la imitación es la similitud entre lo que se ve y lo que se produce. “Hemos sido capaces de demostrar que la imitación se basa en la similitud entre la acción observada y el producido”, explicó Rumiati. “Esta similitud refleja ya sea una coincidencia anatómica o una espacial. Las lesiones en el hemisferio izquierdo afecta el primero, mientras que las lesiones en el hemisferio derecho afectan a este último.

Referencia:

Paola Mengotti, Enrico Ripamonti, Valentina Pesavento, Raffaella Ida Rumiati. Anatomical and spatial matching in imitation: Evidence from left and right brain-damaged patients. Neuropsychologia, 2015; 79: 256 DOI: 10.1016/j.neuropsychologia.2015.06.038

Deja un comentario