Nuevo sistema de reconocimiento facial, seguro y fáciles de usar

Un nuevo sistema, llamado “Facelock” o “cerrojo facial”, pondría fin a los olvidos al tiempo que protege a los usuarios de miradas indiscretas.

Las contraseñas olvidadas son un problema serio. Una nueva alternativa basada en la psicología de reconocimiento de rostros se dio a conocer recientemente. Facelock , podría poner fin al olvido de contraseñas, y proteger a los usuarios de las miradas indiscretas.

Las contraseñas olvidadas son un problema serio para los administradores de Tecnologías de la Información y los usuarios. La raíz del problema es encontrar una forma  entre la capacidad para recordarlas y la seguridad que ofrecen: las contraseñas simples son fáciles de recordar, pero también fáciles de descifrar; las contraseñas complejas son difíciles de romper, pero a su vez difíciles de recordar.

Décadas de investigación psicológica han puesto de manifiesto una diferencia fundamental en el reconocimiento de caras conocidas y desconocidas. Los seres humanos pueden reconocer caras familiares en una amplia gama de imágenes, incluso cuando su calidad de imagen es pobre.

Por el contrario, el reconocimiento de caras desconocidas está ligado a una determinada imagen, hasta el punto que las diferentes fotos de la misma cara desconocida a menudo se cree que son de personas diferentes. Facelock explota este efecto psicológico para crear un nuevo tipo de sistema de autenticación cuyos detalles fueron publicados en la revista de acceso abierto PeerJ.

La familiaridad con un rostro particular determina la capacidad de una persona para identificar dicho rostro a través de diferentes fotografías y, como resultado un conjunto de rostros que son conocidos por un solo individuo pueden ser usados para crear un “bloqueo” personalizado. El acceso se concede a cualquier persona que demuestre el reconocimiento de las caras a través de las imágenes, y se le niega a cualquier persona que no lo hace, explica la nota de prensa de Peer.

Para registrarse en el sistema, los usuarios seleccionan un conjunto de caras que son bien conocidas por ellos, pero no son tan bien conocidas por otras personas. Los investigadores descubrieron que era sorprendentemente fácil generar caras que tengan esta propiedad.

Por ejemplo, un trombonista de jazz, o un jugador de póquer venerado son más que adecuados: ídolos para una persona pero extraños para otros. Al combinar caras de todos los ámbitos con los que está familiarizado el usuario -por ejemplo, música y deportes-, los investigadores fueron capaces de crear un conjunto de caras que sólo son conocidas por dicho usuario. Conocerlas es la clave para Facelock.

El “bloqueo” consiste en una serie de rejillas de caras, y cada rejilla se construye de manera que una cara es familiar para el usuario, mientras que todas las otras caras no le son familiares. La autenticación consiste simplemente en tocar la cara familiar de cada cuadrícula. Para el usuario legítimo, esto es una tarea trivial, ya que el rostro familiar destaca sobre los demás. Sin embargo, un espía se encuentra con un problema: ninguno destaca sobre los demás.

 

Entre las ventajas del sistema, destaca que a diferencia de las contraseñas o los sistemas basados ​​en PIN, un enfoque basado en la familiaridad no requiere recurrir a la memoria. Tampoco exige nombrar las caras. El único requisito es indicar que la cara resulta familiar.

Las investigaciones psicológicas han mostrado que la familiaridad con una cara es prácticamente imposible de perder, por lo que este sistema es resistente de forma natural. En el estudio, los usuarios autenticaron fácilmente las caras, incluso después de un intervalo de un año. Por el contrario, las contraseñas en desuso pueden ser olvidadas en pocos días.

Además de ser extremadamente duradera, la familiaridad es muy difícil de falsificar. Los investigadores pidieron a  voluntarios mirar una secuencia de autenticación correcta basada en las cuatro caras familiares, para que pudieran escoger las mismas cuatro caras en otras rejillas similares.

Estos intentos fracasaban simplemente usando diferentes fotografías de las mismas caras. Para el usuario, que esté familiarizado con los rostros, es fácil reconocer las caras en una serie de imágenes, pero no lo es para intruso que quiere hacer un mal uso de una cuenta..

 

Fuente: http://www.tendencias21.net/

Deja un comentario