¡Cuidado con ese espejo cerca de ti! Te puede llevar a comer más

La gente come más cuando comen con otros que cuando comen solos. Esta “facilitación social de comer” es un fenómeno bien establecido, pero su funcionamiento es todavía desconocido.

Investigadores de la Universidad de Nagoya, en Japón, han descubierto que el mismo efecto puede lograrse en individuos que comen solos pero proporcionándoles un espejo para reflejarse ellos mientras comen.

“Queríamos averiguar cuál es el requisito mínimo para la facilitación social de comer”, dijo el autor principal del estudio el Dr. Ryuzaburo Nakata. Y nos planteamos la pregunta de si “¿Alguna otra persona tiene que estar físicamente presente, o la información que sugiere la presencia de otros es suficiente?”

Los investigadores descubrieron que la gente que comía sola reportó que la comida era mejor y comía más, cuando se veían reflejados en un espejo, en comparación con cuando comían delante de un monitor que mostraba una imagen de una pared.

El equipo de investigación trabajó inicialmente con un grupo de adultos mayores voluntarios. Los enfoques para mejorar el disfrute de los alimentos en las personas que comen sin compañía son particularmente relevantes para las personas mayores, porque la investigación ha demostrado que muchos comen solos.

Sin embargo, cuando los investigadores repitieron el experimento con voluntarios adultos jóvenes, observaron la misma facilitación “social” de comer cuando un espejo estaba presente, lo que sugiere que el efecto no se limita a las personas mayores.

En otro experimento, cuando los investigadores reemplazaron el espejo con fotos de los voluntarios que comían, descubrieron que los voluntarios todavía experimentaban un aumento en el atractivo de los alimentos y comían más. Incluso una imagen estática de una persona que come parece suficiente para producir la facilitación “social” de comer.

“Estudios anteriores han demostrado que para los adultos mayores, el disfrute de los alimentos está asociado con la calidad de vida, y comer con frecuencia sólo se asocia con depresión y pérdida de apetito”, dijo otro de los autores del estudio , el Dr. Nobuyuki Kawai del Instituto Tecnológico de Tokio.

“Nuestros hallazgos sugieren un posible enfoque para mejorar el atractivo de los alimentos y la calidad de vida de las personas mayores que no tienen compañía cuando comen, por ejemplo, que han sufrido pérdidas o están lejos de sus seres queridos”.

El estudio fue publicado en Physiology & Behavior.

Fuente: Universidad de Nagoya

Deja un comentario