Dejar el alcohol puede ser más fácil cuando se fomenta la abstinencia total que a través de un consumo controlado

Un nuevo estudio muestra que la abstinencia total del consumo de alcohol  puede ser más fácil de mantener en el largo plazo que cuando se planea un consumo controlado, incluso cuando ambas opciones están siendo guiadas por un profesional.

Los hallazgos desafían la teoría actual que indica el factor más influyente para el éxito a largo plazo es la relación entre el  consejero y el paciente cuando comparten los mismos objetivos del tratamiento, aunque esto sigue desempeñando un papel importante, no es el factor mas decisivo..

En general, los investigadores de la Universidad de Gotemburgo en Suecia encontraron que las personas con dependencia al alcohol cuyo objetivo es dejar de beber por completo tienden a tener más éxito cuando son tratados por un profesional que fomenta la abstinencia total.

Por otro lado, aquellos que simplemente quieren reducir su consumo de alcohol tienden a tener menos éxito, incluso cuando son tratados por un profesional que esté de acuerdo con este objetivo y ayude con el consumo controlado.

El nuevo estudio siguió a 201 pacientes adultos  2,5 años después del inicio del tratamiento. Los resultados revelan que una visión compartida entre el paciente y el proveedor de atención no era decisiva para el resultado del tratamiento.

“En lugar de ello, los pacientes cuyo objetivo era la abstinencia total fueron más exitosos que los que habían optado por controlar la bebida,” dijo la Dra. Kristina Berglund, que pertenece al Departamento de Psicología en la Universidad de Gotemburgo.

Los resultados muestran que aproximadamente el 90 por ciento de los pacientes que estaban de acuerdo con su consejero en la abstinencia total se mantuvieron sobrios en el seguimiento, mientras que sólo el 50 por ciento que estaban de acuerdo con su consejero sobre atención en el tratamiento de consumo controlado habían tenido éxito en el control de su beber durante el seguimiento.

“Es fácil creer que el tener un objetivo común entre el profesional y el paciente es el factor más importante en el logro de buenos resultados del tratamiento, pero no es tan simple. Nuestro estudio muestra que, independientemente del acuerdo sobre los objetivos y métodos, al final es más difícil ceñirse a la bebida controlada que renunciar a ella por completo “, dijo Berglund.

Los hallazgos del estudio ofrecen una nueva perspectiva al debate actual sobre que funciona mejor, la abstinencia total vs. el consumo controlado como los objetivos del tratamiento en los casos de dependencia del alcohol.

Fuente: Universidad de Gotemburgo

 

Deja un comentario