Descubridores del “GPS interno” del cerebro ganan el Nobel de Medicina 2014

Este lunes 6 de octubre se anunció el Premio Nobel de Medicina que reconoce las investigaciones realizadas por  tres investigadores que demuestran una base celular para la función cognitiva superior.

El hallazgo de cómo funcionan las células que permiten el posicionamiento espacial en el cerebro, “un GPS interno”, es la razón por la que los científicos John O´Keefe, May- Britt Moser y Edvar I Moser, fueron hoy declarados ganadores del Premio Nobel de Medicina 2014.

Ya en el año de 1971, el estadunidense-británico John O´Keefe descubrió el primer componente de este sistema de posicionamiento, al hacer experimentos con ratas que activaban células nerviosas en el hipocampo cuando estaban en un lugar de una habitación.

De igual manera, otras células nerviosas se activaban cuando la rata estaba en otros lugares, por lo que concluyó que estas “células de lugar” formaron un mapa en la habitación.

En 2005, May-Britt y Edvard Moser descubrieron otro tipo de célula nerviosa, que llamaron “células rejilla”, que generan un sistema de coordenadas y permite un posicionamiento preciso y la búsqueda de caminos.

Los descubrimientos O´Keefe, May-Britt Moser y Edvard Moser han resuelto un problema que ha ocupado a los filósofos y los científicos durante siglos, al preguntarse ¿cómo el cerebro crea un mapa del espacio que nos rodea y cómo podemos navegar en nuestro camino a través de un complejo medio ambiente?.

Ya en 1939 el investigador John O´Keefe estaba interesado en todo esto y a finales de 1960 decidió indagar sobre métodos neurofisiológicos, al grabar señales de las células nerviosas individuales en una parte del cerebro llamada hipocampo, en ratas se mueven libremente en una habitación.

Con ese trabajo descubrió que ciertas células nerviosas se activan cuando el animal supone un lugar particular, y demostró que esas células no fueron simplemente registrando la información visual y acumularon un mapa interno del medio ambiente. Y concluyó que el hipocampo genera numerosos mapas, representados por la actividad colectiva de células de lugar que se activan en diferentes ambientes.

Por lo tanto, la memoria de un entorno puede ser almacenado como una combinación específica de las actividades celulares lugar en el hipocampo.

May-Britt y Edvard Moser fueron trazando las conexiones con el hipocampo de ratas que se movian en una habitación cuando descubrieron un patrón sorprendente de la actividad en una parte cercana del cerebro llamada la “corteza entorrinal”.

En su investigación, las “células rejilla” constituyen un sistema de coordenadas que permite la navegación espacial.

Junto con otras células de la “corteza entorrinal” que reconoce la dirección de la cabeza y de la frontera de la habitación, forman circuitos con las células de lugar en el hipocampo. Este circuito constituye un sistema global de posicionamiento, un GPS interno, en el cerebro.

Los galardonados recibirán una medalla de oro, un diploma y un cheque por ocho millones de coronas suecas (alrededor de 1.1 millones de dólares), que puede repartirse en cada categoría entre tres ganadores.

Fuente: http://www.cronica.com.mx

Deja un comentario