El abuso de las redes sociales puede generar trastornos psicológicos

Las redes sociales se han convertido en uno de los principales medios para las relaciones sociales. El alto uso de las redes sociales ha irrumpido en la forma en que las personas se comunican. A  través de estos nuevos canales de comunicación se han generado un sin número de posibilidades de interacción social,  con  cambios importantes en el desarrollo psicológico de las personas frente al entorno. Esto ha provocado un uso excesivo, generado en algunos casos trastornos psicológicos de ansiedad y/o “síndrome de abstinencia”.

Colombia ocupa el puesto número 14 de los países con mayor cantidad de usuarios en Facebook. En Colombia, por ejemplo,  según  informa el Ministerio de la Tecnologías de Información y las Comunicaciones (MinTic),  redes sociales  como Facebook cuenta con más de 15 millones de usuarios, número que ubica a Colombia en el lugar número 14 a nivel mundial y a Bogotá como la novena ciudad del mundo con una cifra cercana a los 6,5 millones de usuarios.

El desarrollo de la tecnología se ha convertido en un poderoso mediador de las relaciones interpersonales y han transformado su naturaleza en formas que apenas ahora estamos empezando a entender. Cuando nuestras relaciones interpersonales no son adecuadas; o cuando tenemos insuficientes habilidades sociales, se genera ansiedad en los encuentros sociales y podemos llegar a depender de los otros de forma patológica.

De ahí la importancia de comenzar a entender las relaciones interpersonales en las redes sociales como un hecho de supervivencia que actualmente ha trascendido y hay que ponerle límites diferenciando el espacio privados del público. El apego es una de las bases de las relaciones interpersonales; este surge en la infancia las primeras relaciones familiares infundiendo características de seguridad, inseguridad, ambivalencia y evitación. El apego evoluciona a medida que crecemos y nuestra personalidad se va formando y es un factor clave en la forma como establecemos, conservamos y manejamos nuestras relaciones sociales.

La presencia permanente de las tecnologías de información y comunicación, cada vez más determinante en la vida humana, facilitan por un lado la interacción entre personas, haciéndola más inmediata y más numerosa y siendo el abuso de estas tecnologías  lo que genera dependencia. En una persona adicta a su uso, se puede presentar un “síndrome de abstinencia” cuando no tiene acceso a ellas.

Las facilidades comunicativas que proporcionan las tecnologías de información y comunicación son un ejemplo de cómo la tecnología altera la naturaleza de la comunicación, algo que puede conducir a déficits graves a nivel social, afectivo y emocional.

De esta manera las relaciones interpersonales a  través de las redes sociales son en esencia una de maneras más importantes para la supervivencia y el apego está directamente asociado a la necesidad de agruparnos para conseguir bienestar. El uso moderado nos puede llevar a establecer o fortalecer nuestras relaciones interpersonales en forma sana pero su abuso puede llevarnos a generar trastornos psicológicos. La ayuda profesional ya sea a través de una psicoterapia individual o grupal puede ser una buena alternativa para recobrar nuestra salud mental o evitar caer en depresión o ansiedad cuando estamos alejados de nuestros teléfonos inteligentes, tablets, computadoras u otros medios de los cuales una gran mayoría de personas se han vuelto sumamente dependientes.

Fuente: http://noticias.universia.net.co   

Deja un comentario