El acoso sexual en el lugar de trabajo es un problema crónico

Según el presidente de la Asociación Estadounidense de Psicología (APA por sus siglas en inglés), el acoso sexual en el lugar de trabajo es un problema crónico y persistente que puede causar un daño psicológico permanente.

“El acoso sexual en el lugar de trabajo es un problema importante de psicología de la salud ocupacional”, dijo el presidente de la APA, el Dr. Antonio E. Puente. “La investigación psicológica ha ofrecido una comprensión de las causas del acoso en el lugar de trabajo, así como algunas estrategias para prevenirlo o reducirlo. Sin embargo, hay una investigación limitada sobre las características de los hostigadores, lo que hace que sea difícil predecir quién lo hará así como dónde y cuándo podría suceder. Lo que sí sabemos es que los hostigadores tienden a carecer de conciencia social y por eso participan en comportamientos manipuladores, inmaduros, irresponsables y de explotación”.

La investigación ha demostrado que el acoso sexual está dirigido principalmente a las mujeres, pero los hombres también son blancos de dicho comportamiento. Los perpetradores de acoso sexual en el lugar de trabajo no son solo superiores sino que también son compañeros de trabajo, subordinados, proveedores y clientes, dijo Puente.

Según el artículo de 2017 “El acoso sexual: ¿hemos hecho algún progreso?” Publicado en el Journal of Occupational Health Psychology® de APA, las mujeres tienden a informar más efectos adversos que los hombres después de sufrir acoso sexual en el lugar de trabajo. Estos pueden incluir ansiedad, depresión, trastornos de la alimentación, abuso de drogas y alcohol, estrés postraumático y un nivel más bajo de felicidad general.

Las mujeres son más propensas a denunciar el acoso sexual que los hombres, según el artículo, pero “los estudios indican que los hombres pueden estar en mayor riesgo de problemas de salud mental y depresión”. Los hombres en el ejército tienen 10 veces más probabilidades de sufrir acoso sexual que hombres civiles, pero se estima que el 81 por ciento de los militares que son acosados ​​no lo denuncian, agregaron los artículos.

El clima organizacional es un fuerte predictor de acoso sexual en el lugar de trabajo y puede incluir situaciones en las que los hombres superan en número a las mujeres, donde los supervisores son predominantemente varones, y donde hay un sentimiento entre los empleados de que las quejas no se tomarán en serio. La investigación ha demostrado que la dinámica de poder jerárquico está en la raíz del acoso sexual.

“La psicología puede ayudar, en forma de entrenamiento en la prevención del acoso sexual, pero solo funciona si es parte de un esfuerzo integral y comprometido para combatir el problema”, dijo Puente. “La mayoría de las investigaciones apuntan a las sanciones como la principal forma en que las organizaciones pueden ser menos tolerantes con el acoso.

“Las organizaciones deben ser proactivas en el establecimiento de políticas que prohíban el acoso sexual, aumentar la conciencia de los empleados, establecer procedimientos de presentación de informes y educar a los empleados acerca de estas políticas. Se necesita más investigación para identificar los antecedentes de acoso que ayudarán a los empleados y gerentes a identificar y responder apropiadamente”.

Fuente: www.imperialvalleynews.com

Deja un comentario