SALUD MENTAL

El apoyo emocional es vital para los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

El apoyo emocional es vital para los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular.

Un nuevo estudio escocés sugiere que los médicos de pacientes con accidente cerebrovascular grave deben tener en cuenta las necesidades de salud mental de sus pacientes y preparar mejor a sus familias para la posibilidad de que su ser querido no se recupere.

El estudio, realizado por investigadores de las universidades de Edimburgo y Glasgow, revela que muchos pacientes con accidente cerebrovascular y sus familias experimentan sentimientos debilitantes de pérdida e incertidumbre después de un accidente cerebrovascular grave que puede afectar significativamente su calidad de vida.

Un derrame cerebral ocurre cuando el suministro de sangre a una parte del cerebro se interrumpe o se reduce, generalmente por una arteria bloqueada, o un vaso sanguíneo que se escapa o explota, privando al tejido cerebral de oxígeno y nutrientes. Los accidentes cerebrovasculares representan más de 6 millones de muertes por año en todo el mundo.

Para el estudio, los investigadores siguieron a los pacientes en Escocia en el transcurso de un año después de un grave accidente cerebrovascular. También entrevistaron al personal de atención médica y a los cuidadores familiares. La serie de entrevistas realizadas durante un período de seis meses sugiere que los profesionales de la salud no deben rehuir las discusiones delicadas sobre la muerte.

“Los accidentes cerebrovasculares ocurren repentinamente y los pacientes pueden enfrentar la muerte o la supervivencia con una discapacidad importante”, dijo la profesora Gillian Mead del Centro de Ciencias Cerebrales Clínicas de la Universidad de Edimburgo.

“El personal debe mantener conversaciones delicadas con los pacientes y la familia para conocer sus puntos de vista y acordar qué tratamientos son apropiados. Este es un tema importante de educación y capacitación para todos los integrantes del equipo médico”.

Más de la mitad de los pacientes en el estudio murió dentro de los seis meses posteriores al ingreso en el hospital. Las familias informaron que a pesar del alto riesgo de muerte, la atención se centraba excesivamente en la recuperación física con poca atención a las necesidades emocionales o la preparación para la muerte.

“Si nos hubieran dicho la magnitud del accidente cerebrovascular desde la primera visita al hospital, habríamos hecho las cosas de manera diferente, en lugar de presionar por algo que nunca sucedería”, dijo uno de los cuidadores del estudio, cuyo padre murió a causa de un accidente cerebrovascular severo.

Dado que tantos pacientes con accidente cerebrovascular grave mueren dentro de los seis meses siguientes, los investigadores del estudio sugieren que la atención debe reflejar la posibilidad de muerte y discapacidad. También dicen que la rehabilitación debe incorporar principios de cuidados paliativos para abordar las necesidades emocionales, sociales y espirituales, así como físicas, de los pacientes.

“Es un hecho triste que muchas personas con un accidente cerebrovascular grave mueren, a pesar de la excelente y rápida atención médica. Mientras esperamos una buena recuperación, los familiares y pacientes también deben recibir apoyo para prepararse para lo peor y ayudarlos a enfocarse en la calidad de vida “, dijo el líder del estudio, el profesor Scott Murray, del Instituto Usher de Ciencia e Informática de Salud de la Población de la Universidad de Edimburgo. .

El nuevo estudio aparece en Canadian Medical Association Journal y fue financiado por Chief Scientist Office, perteneciente al sector Salud del Gobierno Escocés.

Fuente: Universidad de Edimburgo

Deja un comentario