El apoyo familiar es importante cuando se vive con enfermedades crónicas

Una nueva investigación encuentra que un enfoque familiar puede ayudar a un ser querido a aprender a vivir con su enfermedad crónica de la manera más productiva posible.

Los investigadores de la Universidad Penn State, en Pensilvania, Estados Unidos, descubrieron que los enfoques de intervención donde se trabaja con el paciente y los familiares para juntos hacer cambios en los tratamientos, puede ser una estrategia efectiva para mejorar el manejo de las enfermedades crónicas.

“Para algunos familiares, el establecer metas para hacer cambios en el estilo de vida, como hábitos alimentarios más saludables y ejercicio regular, ayuda a los pacientes a mantenerse en el buen camino y también pueden beneficiar a los familiares”, dijo la Dra. Lynn Martire, profesora de desarrollo humano y estudios de la familia.

Martire dijo que este enfoque podría tener implicaciones positivas en los costos de la atención médica, así como en el tratamiento de los pacientes.

“La gran mayoría de los gastos de atención de la salud es para el tratamiento de problemas de salud crónicos en niños y adultos. El autocontrol de las enfermedades crónicas puede reducir estos costos del cuidado de la salud, y los familiares cercanos, como el padre o el cónyuge, juegan un papel importante en ayudar a los pacientes a controlar su enfermedad “, dijo Martire.

“Por lo tanto, los tratamientos psicológicos o de comportamiento que se dirigen a la díada paciente-miembro de la familia pueden disminuir los costos de la atención médica o tener efectos más duraderos que los tratamientos que solo afectan al paciente”.

Según las autoras de estudio, los pacientes y los miembros de la familia pueden trabajar juntos para controlar los síntomas de la enfermedad de los pacientes, mantener las citas médicas y ayudar al paciente a adherirse a los regímenes de medicamentos como una estrategia para el manejo de enfermedades crónicas.

“Una característica clave de estos programas es mejorar la comunicación en torno a los problemas de salud e identificar los obstáculos para un buen autocontrol”, dijo Martire.

El uso emergente de la tecnología para mantener el cambio de comportamiento también puede ser un enfoque prometedor, dijo Martire. Algunos programas de tratamiento requieren frecuentes viajes por parte de pacientes y familias, lo que limita su accesibilidad. Los enfoques respaldados por la tecnología, como los programas de telesalud basados ​​en la web o el teléfono móvil, podrían llegar a una población más amplia de pacientes y familiares.

El aumento del uso de Internet en amplios segmentos de la población de los EE. UU. Ofrece un método especialmente atractivo para ofrecer programas a un gran número de pacientes y familias a bajo costo. Además, las intervenciones basadas en la web para el manejo de la salud y la enfermedad podrían modificarse para las díadas, agregó Martire.

El artículo, fue escrito conjuntamente por la Dra. Lynn Martire y la Dra. Vicki Helgeson, profesora de psicología en la Universidad Carnegie Mellon, y aparece en la revista Current Directions in Psychological Science.

Fuente: Universidad Estatal de Penn

Deja un comentario