El apoyo familiar reduce la soledad de los estudiantes universitarios y el riesgo de suicidio

Un nuevo estudio hecho  por investigadores de la Universidad de Michigan encontró que cuando los estudiantes universitarios se sienten aislados y desconectados, el apoyo de los miembros de su familia puede evitar que se depriman durante tiempos difíciles.

“Los padres pueden servir como una primera línea de defensa en los esfuerzos para prevenir o reducir el riesgo de suicidio en los estudiantes”, dijo el Dr. Edward Chang, autor principal del estudio y profesor de psicología y trabajo social.

El estudio, que se encuentra en el Family Journal, constó de 456 estudiantes universitarios húngaros cuyas edades oscilaban entre 18 y 35 años. Entre sus coautores está el Dr. Tamás Martos, investigador principal en la Universidad de Szeged en Hungría.

Los encuestados calificaron la frecuencia de sentirse aislados y el grado de apoyo familiar. Para evaluar el riesgo de suicidio, los encuestados indicaron si se sentían deprimidos o si habían tenido pensamientos suicidas durante los últimos 12 meses.

Los investigadores descubrieron que cuando los estudiantes solitarios tenían alto apoyo familiar, tenían menos síntomas depresivos en comparación con aquellos con apoyo familiar más bajo, según el estudio.

Los mismos resultados fueron encontrados para aquellos que pensaron acerca del suicidio -que el apoyo familiar proporcionó una pequeña pero significativa mejoría en su estado de ánimo.

Según los investigadores, los hallazgos sugieren nuevas estrategias para reducir el alto riesgo de suicidio en los estudiantes universitarios.

Por ejemplo, los padres pueden ser entrenados para buscar e identificar los primeros signos de riesgos, como el aislamiento social. Las familias también deben involucrar a los consejeros para crear entornos más positivos para los estudiantes que pueden estar en riesgo de suicidio.

Chang dijo que la clave es que a medida que los jóvenes crecen y salen de su casa, es importante que los padres permanezcan involucrados en la salud de sus hijos.

“Ir a la universidad no significa que los jóvenes adultos hayan establecido suficientemente una sólida red de apoyo social o cultivado el tipo de estrategias de afrontamiento para lidiar con sus nuevos roles como estudiantes universitarios”, agregó Chang.

Y dado que los padres y los estudiantes universitarios a menudo están fuera de las interacciones físicas diarias, ambas partes probablemente se beneficiarían de permitir que cada uno sepa que permanecen en sus mentes, finalizó diciendo Chang.

Fuente: Universidad de Michigan /EurekAlert

Deja un comentario