El Bullying en México ya es conocido a nivel internacional

 

El fenómeno del acoso escolar adquirió en México proporciones de escándalo, al grado que se ubica ya en el primer lugar entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El año pasado, hubo 16 suicidios por este problema en cuatro estados de México, donde el 65 por ciento de los escolares ha sufrido al menos una vez este flagelo.

En 2011, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos reportó que el 30 por ciento de los estudiantes de educación básica declaraba sufrir algún tipo de bullying, pero para 2013, el porcentaje subió al 40 por ciento de un total de 18.7 millones de alumnos de primaria y secundaria.

El problema no es exclusivo de escuelas públicas, sino también de privadas, y esto obligó a la Secretaría de Educación Pública (SEP), el pasado día 13 junio, a abrir un portal en internet llamado “acosoescolar” y una “hot line” gratuita para “atender, prevenir, dar información y recibir denuncias” sobre este fenómeno.

El portal explica a los padres algunas señales que revelan el acoso que pueden estar sufriendo sus hijos, que incluyen bromas pesadas con frecuencia, uso de apodos ofensivos y comentarios que los ponen en ridículo.

Esos indicios podrían ir desde pérdida de libros o dinero, temor a salir a jugar en la hora del receso o inseguridad, tristeza, preocupación, carencia de amigos y miedo de ir a la escuela.

En las redes sociales, el acoso escolar es también cada vez mayor, según una encuesta difundida en 2012 que indica que el 47 por ciento de los jóvenes entre 12 y 16 años en México ha sufrido algún tipo de agresión a través de Internet.

Javier Carreón, investigador de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), considera que “la violencia no se resuelve con más violencia, sino con cultura y educación”.

Debemos brindar a niños y jóvenes programas que les ofrezcan espacios adecuados para que convivan, se ejerciten o se distraigan como la música o la natación por ejemplo. Sólo las estrategias públicas amplias e integrales en la materia podrán erradicar las agresiones.

Fuente: http://sipse.com/

 

Deja un comentario