El cultivar la compasión es un comportamiento de vital importancia en la actualidad

Cuando somos testigos de algo cruel o injusto nuestras emociones tienden a dirigir nuestro comportamiento tanto hacia la persona agraviada como al malhechor.

Pero si damos prioridad a consolar a la víctima o preferimos castigar al malhechor es un comportamiento un poco más complicado, según los investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison.

“Cualquier acción, ya sea el ayudar o castigar, puede surgir de la compasión, que implica al menos dos componentes: un componente de  sentimiento  de preocupación empática y el cuidado por el sufrimiento de los otros; y un componente cognitivo, motivacional de querer aliviar ese sufrimiento “, dijo una de las investigadoras del estudio, la  Dra. Helen Weng, una ex alumna de posgrado en el Centro de Investigación de Mentes Saludables y actual investigadora postdoctoral en la Universidad de California en San Francisco.

“Puede parecer contradictorio que el comportamiento de castigo puede surgir de la compasión, pero si el objetivo es aliviar el sufrimiento de los demás, esto puede incluir proporcionar retroalimentación negativa al infractor para que cambie su comportamiento en el futuro.”

Los investigadores probaron si la compasión estaba relacionada con ayudar o castigar en dos estudios en los que los sujetos de estudio participaron en juegos donde las reglas eran  “Ayudar” o “Castigar”, usando dinero real con el cual se podían quedar al final del juego.

Los hallazgos de este estudio sugieren que la compasión puede incitar a la gente a hacer más para ayudar a la víctima en lugar de castigar al malhechor. De hecho, la compasión también puede afectar el grado en que las personas castigan al transgresor.

Los resultados también demostrado que tan sólo dos semanas de entrenamiento de la compasión pueden conducir a cambios mensurables en el cerebro.

Los investigadores esperan que los resultados de su estudio puedan ser utilizados para ayudar a desarrollar la formación de la compasión en las poblaciones de cuidados específicos, como profesionales de la salud.

“Expresando la compasión y comportarse de manera altruista parece estar dentro del repertorio de cada ser humano”, dijo el Dr. Richard J. Davidson, autor principal del estudio, fundador del Centro para la Investigación de las Mentes Saludables y el Dr. William James  profesor de Psicología y Psiquiatría en la Universidad de Wisconsin-Madison.

Entender lo que motiva a la gente a ser altruistas no sólo puede arrojar luz sobre nuestros propios comportamientos, sino que también puede jugar un papel en la creación de instituciones sociales justas, incluyendo los sistemas jurídicos y penales. También puede ayudar a los investigadores a desarrollar mejores intervenciones para cultivar la compasión en la vida cotidiana, incluyendo la educación, la salud y en el trabajo.”

Fuente: Journal PLoS ONE

Deja un comentario