El cutting o self injury un conducta muy destructiva

El cutting o self injury es una conducta que se presenta generalmente en los jóvenes de edades entre 11 y 25 años que se da más comúnmente en mujeres  y consiste en hacerse daño deliberadamente y a escondidas para superar la ansiedad.

Los jóvenes pueden cortarse, quemarse, arañarse o morderse sin que nadie lo sepa, pues estas autolesiones se esconden con muñequeras o ropa larga.

Esta conducta puede convertirse en un grave problema ya que muchos es algo desconocido, y más aun la mayoría de la gente desconoce sobre sus causas y tratamiento, además de que no existe un fuerte apoyo por parte de las autoridades sanitarias y gubernamentales para atenderlo a tiempo.

Se cree que los chicos se hacen daño a propósito para llamar la atención, manipular o como intento de suicidio; se cree también que esto es parte de una moda entre los adolescente pero no es así; los jóvenes que realmente están enfermos ni siquiera lo hacen visiblemente.

Algunos especialistas sugieren que el autolesionarse en vez de verlo como un camino para truncar su vida es un mecanismo de supervivencia para sobrellevar un trauma psicológico o dolor emocional provocado por una gran variedad de situaciones como por ejemplo acoso escolar, la mala y deficiente relación con los padres; como consecuencia de vivir una separación, abuso físico y/o psicológico, el dolor por la muerte de un ser querido, etc.

El dolor emocional que sienten los jóvenes es sustituido por el dolor físico que además les provoca sentimientos como euforia, terror, fascinación, asco pero que al mismo tiempo los lleva a una calma relativa, se sienten tranquilos, aliviados y vivos.

Las marcas en su cuerpo, heridas que alcanzan distintos grados de profundidad, constituyen un intento desesperado por mostrarles a los demás como se sienten y de pedir ayuda.

Para alguien que quiere realmente ayudar a un chico o chica que sufre de cutting o self injury  lo recomendable es tranquilizarse e interesarse en el problema; hablar con el  chico o chica, escucharlo sin juzgar y acudir con un psicoterapeuta capaz; tal vez creamos que la solución inmediata es prohibirles que dejen de hacerse daño lo cual no va a funcionar, ya que una de las cosas que la autolesión ofrece a los jóvenes es sentir que tienen el control de algo en sus propias vidas.

Para los chicos que practican el cutting,  se recomienda algunas actividades que han tenido buenos resultados en estos casos y que sirven para distraerse y olvidarse de hacerse daño, esto es de gran ayuda mientras los padres se informan y buscan ayuda especial, ya que los psicólogos aseguran que con terapia y mucho apoyo familiar, se puede salir adelante aunque el daño físico es irreversible.

Las actividades que se sugieren son:

•Utilizan un bolígrafo rojo para marcarse en lugar de cortarse.

•Golpear una bolsa de boxeo para liberar la rabia y la frustración.

•Hacer ejercicio físico.

•Tocar un instrumento musical.

•Escribir sus sentimientos negativos en un papel y después hacerlo pedazos.

•Llevar un diario.

•Hablar con un amigo (no necesariamente sobre autolesión).

•Crear un collage o algún trabajo artístico.

Fuente: http://www.peques.com.mx

Para los que quieren profundizar sobre el tema del cutting o self injury están los libros:

F.I.L.O.S

De Giuliana Caleca

Editorial Planeta

 

Frequently Asked Questions about Self-mutilation and Cutting

De Jonas Pomere

Editorial: The Rosen Publishing Group

También sugerimos ver el video: “Adicta a autolesionarse. Mi extraña adicción”

Deja un comentario