SALUD MENTAL

El diálogo interno puede dar pistas sobre porque algunos oyen voces

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

En un nuevo estudio, los investigadores analizaron el mecanismo detrás de nuestro diálogo interno silencioso (hablando con nosotros mismos en nuestras mentes) con el fin de obtener una mejor comprensión de cómo los pacientes con psicosis pueden escuchar voces.

El autor principal del estudio, el Dr. Thomas Whitford, profesor asociado de la Facultad de Psicología de la Universidad de Nueva Gales del Sur, dijo que durante mucho tiempo se pensó que las alucinaciones auditivas verbales experimentadas en la psicosis pueden surgir de anormalidades en nuestro diálogo interno silencioso.

“Este estudio proporciona las herramientas para investigar esta suposición antes imposible de evaluar”, dijo Whitford.

Trabajos previos han demostrado que cuando nos preparamos para hablar en voz alta, nuestro cerebro crea una copia de las instrucciones que se envían a nuestros labios, boca y cuerdas vocales. Esta copia, conocida como copia de eferencias, se envía a la parte del cerebro que procesa el sonido para ayudar a predecir qué sonido va a escuchar.

Esto le permite al cerebro distinguir la diferencia entre los sonidos predecibles que nosotros mismos hemos creado y los sonidos menos predecibles que hacen otras personas.

“La copia de eferencias amortigua la respuesta del cerebro a las vocalizaciones autogeneradas, dando menos recursos mentales a estos sonidos, porque son muy predecibles”, agregó Whitford.

“Es por eso que no podemos hacernos cosquillas a nosotros mismos”. Cuando froto la planta de mi pie, mi cerebro predice la sensación que sentiré y no responde al cosquilleo. Pero si alguien más te frota la planta de tu pie de forma inesperada, la misma sensación será impredecible. La respuesta del cerebro será mucho más grande y creará una sensación de cosquilleo”.

Para el estudio, los investigadores querían determinar si el habla interna, un proceso mental interno, provoca una copia de eferencia similar a la que se crea cuando hablamos en voz alta.

Los investigadores desarrollaron un nuevo método para medir la acción puramente mental del habla interna. En 42 participantes sanos, los investigadores midieron el grado en que los sonidos imaginarios interferían con la actividad cerebral provocada por los sonidos reales, utilizando la electroencefalografía (EEG).

Los hallazgos muestran que, al igual que para el habla vocalizada, el solo hecho de imaginar hacer un sonido reduce la actividad cerebral que se produce cuando las personas oyen simultáneamente ese sonido. En otras palabras, los pensamientos de las personas fueron suficientes para cambiar la forma en que su cerebro percibía un sonido. Cuando las personas imaginaban sonidos, esos sonidos parecían más silenciosos.

“Al proporcionar una manera de medir directa y precisamente el efecto del habla interna en el cerebro, abre la puerta a esta investigación a la comprensión de cómo el habla interna puede ser diferente en personas con enfermedades psicóticas como la esquizofrenia”, comentó Whitford.

“Todos escuchamos voces en nuestras cabezas. Tal vez el problema surge cuando nuestro cerebro es incapaz de decir que somos nosotros quienes las producimos”.

Los nuevos hallazgos se publican en la revista eLife.

Fuente: Universidad de Nueva Gales del Sur

Deja un comentario