El ejercicio aeróbico puede ayudar a preservar la memoria

Una nueva investigación encuentra que el ejercicio aeróbico, incluido el ciclismo estacionario, caminar o correr en una caminadora puede compensar la contracción de una región crítica del cerebro, mejorando así la función de la memoria y manteniendo la salud del cerebro a medida que envejecemos.

En un primer estudio, investigadores del Instituto Nacional de Medicina Complementaria (NICM por sus siglas en inglés) de Australia y la División de Psicología y Salud Mental de la Universidad de Manchester en el Reino Unido encontraron pruebas en humanos de que el ejercicio ayuda a mantener el hipocampo, una estructura crítica para la memoria y otras funciones cerebrales.

Los estudios en ratones y ratas han demostrado consistentemente que el ejercicio físico aumenta el tamaño del hipocampo, pero hasta ahora las pruebas en humanos han sido inconsistentes.

Normalmente, la salud del cerebro disminuye con la edad, con un encogimiento promedio del cerebro de aproximadamente el cinco por ciento por década después de los 40 años.

Para el estudio, los investigadores revisaron sistemáticamente 14 ensayos clínicos que examinaron los escáneres cerebrales de 737 personas antes y después de los programas de ejercicios aeróbicos o en condiciones de control.

Los participantes incluyeron una mezcla de adultos sanos, personas con deterioro cognitivo leve como el Alzheimer y personas con un diagnóstico clínico de enfermedad mental, incluida la depresión y la esquizofrenia. Las edades variaron de 24 a 76 años con una edad promedio de 66 años.

Los investigadores examinaron los efectos del ejercicio aeróbico, incluido el ciclismo estacionario, caminar y correr en una caminadora. La duración de las intervenciones varió de tres a 24 meses con un rango de 2-5 sesiones por semana.

En general, los resultados mostraron que, si bien el ejercicio no tuvo ningún efecto sobre el volumen total del hipocampo, sí aumentó significativamente el tamaño de la región izquierda del hipocampo en los humanos.

El autor principal, el Dr. Joseph Firth, investigador postdoctoral de NICM, dijo que el estudio proporciona algunas de las pruebas más definitivas hasta la fecha sobre los beneficios del ejercicio para la salud cerebral.

“Cuando haces ejercicio, produces una sustancia química llamada factor neurotrófico derivado del cerebro que puede ayudar a prevenir el declive relacionado con la edad al reducir el deterioro del cerebro”, dijo Firth.

“Nuestros datos mostraron que, en lugar de aumentar realmente el tamaño del hipocampo per se, los principales ‘beneficios cerebrales’ se deben al ejercicio aeróbico que ralentiza el deterioro del tamaño del cerebro. En otras palabras, el ejercicio se puede ver como un programa de mantenimiento para el cerebro”.

Firth dice que junto con la mejora del envejecimiento saludable regular, los resultados tienen implicaciones para la prevención de los trastornos neurodegenerativos relacionados con el envejecimiento, como el Alzheimer y la demencia, pero se necesita más investigación para establecer esto.

Curiosamente, el ejercicio físico es uno de los pocos métodos “comprobados” para mantener el tamaño del cerebro y el funcionamiento en la vejez.

El estudio aparece en la revista NeuroImage,

Fuente: NICM, Western Sydney University

Deja un comentario