SALUD MENTAL

El entrenamiento cognitivo para algunos adultos mayores puede mejorar su memoria

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Un nuevo estudio canadiense encuentra que los adultos mayores con deterioro cognitivo leve fueron capaces de mejorar significativamente la memoria con un programa de entrenamiento cognitivo específico.

El deterioro cognitivo leve (DCL) afecta a las personas que se encuentran en las primeras etapas de la demencia o la enfermedad de Alzheimer. Las personas con DCL pueden tener pérdida leve de memoria u otras dificultades para completar tareas que involucran habilidades cognitivas.

DCL eventualmente puede convertirse en demencia o la enfermedad de Alzheimer. La depresión y la ansiedad también pueden acompañar a el DCL, y estas condiciones pueden aumentar el riesgo de deterioro mental a medida que las personas envejecen.

En el estudio, los científicos de los centros de investigación de Montreal y la ciudad de Quebec investigaron si la capacitación cognitiva, un tratamiento sin medicamentos, podría mejorar la DCL.

Los estudios demuestran que las actividades que estimulan su cerebro, como el entrenamiento cognitivo, pueden proteger contra un declive en sus habilidades mentales. Incluso los adultos mayores que tienen DCL aún pueden aprender y usar nuevas habilidades mentales.

En el estudio, los investigadores reclutaron a 145 adultos mayores de alrededor de 72 años de clínicas canadienses. Los participantes habían sido diagnosticados con DCL y se les asignó a uno de tres grupos. Cada grupo incluyó cuatro o cinco participantes y se reunió durante ocho sesiones semanales durante 120 minutos.

Los tres grupos fueron distribuidos de la siguiente manera:

  • Grupo de entrenamiento cognitivo. Los miembros de este grupo participaron en el programa MEMO (que es una frase en francés que se traduce como “método de entrenamiento para la memoria óptima”). Recibieron una capacitación especial para mejorar su memoria y capacidad de atención.
  • Grupo psicosocial. Se alentó a los participantes de este grupo a mejorar su bienestar general. Aprendieron a enfocarse en los aspectos positivos de sus vidas y encontrar formas de aumentar las situaciones positivas.
  • Grupo de control. Los participantes no tuvieron contacto con los investigadores y no siguieron un programa.

Durante el tiempo que las sesiones de entrenamiento tuvieron lugar, 128 de los participantes completaron el proyecto. Después de seis meses, 104 completaron todas las sesiones que les asignaron.

Las personas en el grupo MEMO aumentaron sus puntajes de memoria en un 35 a 40 por ciento, la Dra. Sylvie Belleville, autora principal del estudio dijo: “Lo más importante es que mantuvieron sus puntajes durante un período de seis meses”.

Además, la mejora fue la más grande para los adultos mayores con “recuerdo retrasado”. Esto significa memoria para palabras medidas solo 10 minutos después de que las personas las hayan estudiado. Debido a que la memoria retrasada es uno de los primeros signos de la enfermedad de Alzheimer, este fue un hallazgo clave.

Es importante destacar que la instrucción inculcó una nueva habilidad para solidificar la memoria.

Específicamente, aquellos que participaron en el grupo MEMO dijeron que usaron la capacitación que aprendieron en sus vidas diarias. El entrenamiento les dio diferentes formas para recordar cosas.

Por ejemplo, aprendieron a usar imágenes visuales para recordar nombres de personas nuevas y a usar asociaciones para recordar listas de compras. Estas lecciones les permitieron continuar manteniendo sus mejoras de memoria una vez finalizado el estudio. Las personas en el grupo psicosocial y el grupo de control no experimentaron beneficios de memoria o mejora en su estado de ánimo.

La investigación aparece en el Journal of the American Geriatrics Society.

Fuente: Sociedad Americana de Geriatría

Deja un comentario