El estrés de las fiestas navideñas

Por FRAM

Muchas de las situaciones cotidianas como el tráfico, el ruido, las manifestaciones, entre otros causan estrés y, resultaría difícil concebir que las fiestas navideñas también sean un factor desencadenante de estrés cuando la temporada navideña supondría una época de paz y convivencia con  los seres queridos. 

Existen ciertos factores que podrían causar estrés, entre ellos se encuentran los siguientes:

La organización de la fiesta: Organizar el lugar, el horario, los invitados, el menú y las amenidades resulta una tarea complicada ya que generalmente esta responsabilidad se le deja a una sola persona o familia en lugar de hacer un trabajo en equipo para aminorar el estrés que pueda causar.

La economía: La tradición supone comprar regalos para los familiares cercanos, juguetes si es que hay niños en casa, detalles de intercambios con compañeros del trabajo, y suplementos para preparar la cena de navidad. Debido a la crisis económica, muchos no pueden afrontar estos gastos extra lo que les genera ansiedad e incluso depresión.

Los preparativos  y la elaboración de la cena: En México las grandes familias suelen reunirse en estas festividades, por lo tanto los anfitriones deben organizar el espacio físico para recibir a sus invitados, además el tiempo y dedicación que requiere la elaboración de las vastas cenas que se suelen servir en esta temporada y la limpieza al terminar la fiesta.

El trabajo: Cuando no se cuenta con vacaciones y se tiene la responsabilidad de hacer preparativos o asistir a la casa del familiar donde se llevará a cabo la reunión.

Las malas relaciones familiares: Para muchos, las reuniones familiares son una oportunidad para convivir con aquellos familiares con los que no se tiene contacto muy seguido y se les aprecia, sin embargo hay otros casos en los que entre los invitados hay familiares con los que no se tiene una buena relación, por lo que los conflictos pueden surgir fácilmente, esto genera un ambiente de tensión en los anfitriones e invitados.

El estrés es casi inevitable, sin embargo se pueden prever las situaciones para disminuirlo y así poder tener una Feliz Navidad.

Fuente: http://consumer.es

Deja un comentario