El estrés es tan poco saludable como la comida chatarra para el sistema digestivo

En un nuevo artículo publicado en Nature Scientific Reports, la profesora de microbiología y biología molecular Laura Bridgewater descubrió que cuando los ratones hembras estaban expuestos al estrés, su microbiota intestinal (los microorganismos vitales para la salud digestiva y metabólica)  cambió para parecerse a los ratones que habían estado comiendo una dieta alta en grasas.

“El estrés puede ser dañino de muchas maneras, pero esta investigación es novedosa ya que vincula el estrés a los cambios específicos de la mujer en la microbiota intestinal”, dijo Bridgewater. “A veces pensamos en el estrés como un fenómeno puramente psicológico, pero también provoca cambios físicos”.

Bridgewater y sus colaboradores en la Universidad Shanghai Jiao Tong en China tomaron un gran grupo de ratones de 8 semanas de edad y expusieron a la mitad de los machos y la mitad de las hembras a una dieta alta en grasas. Después de 16 semanas, todos los ratones estuvieron expuestos a un estrés leve en el transcurso de 18 días.

Los investigadores extrajeron el ADN microbiano de los sedimentos fecales de los ratones antes y después del estrés para evaluar cómo se ve afectada la microbiota intestinal. También midieron la ansiedad del ratón en función de cuánto y dónde viajaron los ratones en un campo abierto.

Los investigadores encontraron diferencias fascinantes entre los géneros: los ratones machos en la dieta alta en grasas exhibieron más ansiedad que las hembras en la dieta alta en grasas, y los machos con alto contenido de grasa también mostraron actividad disminuida en respuesta al estrés. Sin embargo, fue solo en los ratones hembras que el estrés causó que la composición de la microbiota intestinal se desplazara como si los animales tuvieran una dieta alta en grasas.

Si bien el estudio solo se realizó en animales, los investigadores creen que podrían existir implicaciones significativas para los humanos.

“En la sociedad, las mujeres tienden a tener tasas más altas de depresión y ansiedad, que están relacionadas con el estrés”, dijo Bridgewater, quien también es Decano Asociado de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad Brigham Young. “Este estudio sugiere que una posible fuente de la discrepancia de género puede ser las diferentes formas en que la microbiota intestinal responde al estrés en hombres y mujeres”.

Fuente: Universidad Brigham Young

Deja un comentario