PSICOTERAPIAS

El evaluar la flexibilidad psicológica puede ayudar a adaptar una psicoterapia

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

El evaluar la flexibilidad psicológica puede ayudar a adaptar una psicoterapia.

En un nuevo estudio, los investigadores del Reino Unido analizaron los grados de flexibilidad psicológica e identificaron tres clases distintas: alta, moderada y baja. Según los investigadores, evaluar la flexibilidad psicológica de una persona ayuda a crear más soluciones terapéuticas individuales.

Dicha flexibilidad es una parte clave de la terapia de aceptación y compromiso (TAC), en la que un terapeuta ayuda al cliente a aceptar en lugar de intentar eliminar sus sentimientos difíciles, desarrollar la atención plena y comprometerse con las estrategias de cambio de comportamiento.

Los investigadores definen la flexibilidad psicológica como la capacidad de ponerse en contacto con el momento presente más plenamente como una persona consciente, y de cambiar o persistir en el comportamiento para alcanzar objetivos valiosos. Desarrollar flexibilidad psicológica en última instancia ayuda a que las personas se despeguen, lidien con el estrés, mejoren el bienestar y construyan vidas más significativas en torno a lo que realmente valoran.

“Nuestro estudio proporciona una visión más clara para los psicoterapeutas, que esperamos les ayude a facilitar un mayor cambio en sus clientes, de una manera que se adapte mejor a sus necesidades”, dijo el Dr. Ian Tyndall, líder del estudio del departamento de psicología de la Universidad de Chichester.

Hasta ahora, los clínicos han tenido poca comprensión científica de cómo los diferentes elementos de la flexibilidad psicológica trabajan juntos para ayudar a una persona a enfrentar la angustia psicológica. Parecía ser una construcción de “talla única”, lo que limita la capacidad de un clínico para adaptar el TAC  a las necesidades individuales de sus clientes.

En el estudio, aquellos en el subgrupo de baja flexibilidad psicológica informaron los niveles más altos de angustia psicológica, en comparación con los niveles más bajos de angustia psicológica reportados por aquellos en el subgrupo de alta flexibilidad psicológica.

Claramente, los requisitos terapéuticos para aquellos con altos niveles de trastornos psicológicos son muy diferentes a los que se encuentran en el otro extremo del espectro, dijeron los investigadores.

Se cree que, si los médicos tienen un mayor conocimiento de estos diferentes niveles de trastornos psicológicos, pueden adaptar mejor el TAC ofrecido a sus clientes, con beneficios no solo para el cliente sino para la salud pública en general.

“Dado que cada vez más personas se presentan con problemas psicológicos y buscan asistencia profesional para sus afecciones, es importante que el concepto de flexibilidad psicológica proporcione los matices necesarios para sustentar una terapia exitosa”, dijo Tyndall.

Tyndall realizó el estudio con la Dra. Antonina Pereira, también del Departamento de Psicología.

Según las cifras del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra, alrededor de 1,4 millones de personas fueron derivadas para recibir terapia de salud mental durante el 2017. Esto no tiene en cuenta a las personas que accedieron a la terapia de salud mental de fuentes privadas.

El equipo de investigación de la Universidad de Chichester trabajó con colegas de la Universidad de Coventry, la Universidad de Milano-Biccoca, en Italia, Trinity College de Dublín y la Universidad de Maynooth, en Irlanda.

Los hallazgos se publicaron en la revista Behavior Modification .

Fuente: Universidad de Chichester.

Deja un comentario