SOCIAL

El favoritismo en la familia puede afectar al hijo más joven

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Según un nuevo estudio de la Universidad Brigham Young (BYU), la percepción del favoritismo dentro de una familia puede tener un mayor impacto en la relación padre-hijo con el hermano menor.

Los resultados muestran que si el hermano menor se siente como el favorito y los padres están de acuerdo, entonces esa relación se fortalece. Pero si el hermano menor no se siente como el favorito y los padres están de acuerdo con eso, la relación se debilita. Sorprendentemente con los hermanos mayores, ya sea que se sientan favorecidos o no, no tiene un gran impacto en la relación padre-hijo.

¿Cuál podría ser el motivo de esta diferencia?, la culpable es la comparación social que se da cuando un hermano se compara a sí mismo con el otro.

“No es que los primogénitos nunca piensen en sus hermanos y en ellos mismos en referencia a ellos”, dijo el líder del estudio, el Dr. Alex Jensen, profesor asistente de la Escuela de Vida Familiar de BYU.

“Simplemente no es tan activo en esto como parte de su vida diaria”. Creo que es probablemente más raro que los padres le digan a un hermano mayor, ‘¿Por qué no puedes ser más como tu hermano menor?’ Es más probable que ocurra al revés”.

Los hallazgos se basan en un estudio longitudinal en el que participaron más de 300 familias, cada una con dos hijos adolescentes.

Para medir los niveles de favoritismo, los investigadores analizaron las respuestas de ambos niños y sus padres. A los niños se les preguntó cómo es su relación con sus padres mientras les preguntaban a sus padres cuánta calidez y conflicto experimentaron con cada uno de sus hijos.

Los resultados muestran que los niños, en promedio, experimentan más afecto y más conflicto con sus madres, pero las tasas de cambio en la relación tanto para la madre como para el padre fueron similares.

Si bien este estudio particular observó familias con dos niños, Jensen cree que los datos también mostrarían resultados similares para familias más grandes.

“Si tuviera que preguntarme, ‘¿Vemos lo mismo con el segundo y tercer hijo?’, Creo que probablemente sea así”, dijo Jensen. “El niño más joven admira a todo el mundo, el que le sigue en juventud admira a todos los que son mayores que ellos”.

Muchos padres creen que tratar a todos sus hijos por igual es la mejor manera de mitigar cualquier efecto negativo, pero Jensen dice que este no es el caso; en cambio, los padres deben esforzarse por la equidad, no la igualdad.

“Cuando los padres son más amorosos y son más comprensivos y consecuentes con todos los niños, el favoritismo tiende a no importar tanto”, dijo Jensen. “Algunos padres se dicen: ‘Necesito tratarlos igual.’ Lo que yo diría es ‘¡No!, necesitas tratarlos de manera justa, pero no por igual.’ Enfócate en tratarlos de manera diferente porque son diferentes personas y tienen diferentes necesidades, eso sí está bien”.

Fuente: Universidad Brigham Young

Deja un comentario