El fracaso de los propósitos de año nuevo

Por FRAM

Estamos por concluir el año 2015, la mayoría recibimos el nuevo año con una actitud alegre, positiva, llenos de energía y esperanza de que ese año sea mejor que el pasado.

Muchos hacen una lista de propósitos, entre los más comunes se encuentran ejercitarse, realizar dietas, viajar, pasar más tiempo con los seres queridos, ahorrar dinero para comprar un carro o una casa, terminar algo que hemos dejado pendiente durante un largo periodo de tiempo, entre otros; desafortunadamente pocos logran cumplir esa lista y, quienes no lo hacen suelen tener emociones negativas como enojo, envidia y frustración, lo cual no les permite alcanzar un nivel óptimo en su desarrollo personal.

¿A qué se debe este fracaso en el cumplimiento de nuestros propósitos?

La principal razón es confundir un deseo con un propósito; desde luego un propósito nace de un deseo, pero para llegar a esa meta se ha tenido que plantear una serie de cuestiones que implican los siguientes valores:

  1. Objetividad. Es importante que nuestras metas se encuentran dentro del alcance de nuestras posibilidades, ser realista al momento de plantearlas. Por ejemplo, una persona que se propone adquirir un automóvil, pero tal vez su situación económica no le permita reunir lo suficiente para comprar el que a él más le gusta, entonces deberá tomar decisiones que se ajusten a sus posibilidades.
  2. Fuerza de voluntad. Tal vez uno de los puntos más difíciles para llegar a tener es la fuerza de voluntad, desafortunadamente muchos justifican no tenerla debido a situaciones externas o la presión social. Los que se proponen bajar de peso y no lo cumplen suelen justificarse con argumentos como “la comida saludable cuesta más caro” o “no tengo tiempo de cocinar y en la calle no venden comida saludable”.
  3. Disciplina. Algunos de los propósitos deberían ser incorporados como acciones rutinarias en nuestra vida. Comenzar a realizar un deporte es el propósito menos cumplido por la gente y el pretexto más utilizado es “no tener tiempo para hacerlo”.
  4. Perseverancia. Las situaciones inesperadas podrían detener un poco nuestros planes, por lo que debemos tener paciencia y no perder la motivación para cumplirlos.

¡¡¡Feliz 2016!!!

​ Fuente: http://forbes.com

Deja un comentario