El humor puede ayudarnos a vivir mejor

¿Es realmente la risa la mejor medicina? ¿Puede el humor ayudarnos a lograr nuestros objetivos?

Un nuevo estudio examina cómo y cuándo el humor ayuda a las personas a alcanzar sus objetivos.

El estudio, realizado por los investigadores Caleb Warren, profesor asistente de marketing en la Universidad de Arizona Eller College of Management, Adam Barsky de la Universidad de Melbourne y A. Peter McGraw de la Universidad de Colorado Leeds School of Business, divide las metas de las personas en tres amplias categorías:

  1. Objetivos hedónicos (maximizar el placer y minimizar el dolor),
  2. Objetivos utilitarios (optimizar el bienestar a largo plazo) y
  3. Objetivos sociales (llevarse bien con los demás).

Los investigadores argumentan que la apreciación del humor, la risa y la diversión, ayuda a las personas a sentirse mejor haciendo que las experiencias positivas, como mirar una película o comer en un restaurante, sean más placenteras. También hace que las experiencias negativas, como ir al dentista o esperar en la fila, sean menos desagradables.

Compartir la risa también puede ayudar a las personas a establecer vínculos y llevarse mejor con los demás, anotan los investigadores.

Pero la apreciación del humor no siempre mejora los resultados utilitarios, como la toma de decisiones o la salud.

Por ejemplo, la risa tiende a hacer que las personas sean más creativas, pero también más descuidadas. Del mismo modo, ver una película divertida puede ayudar a alguien a recuperarse de dolencias emocionales, como la depresión o un trastorno de ansiedad, pero hay poca evidencia de que el humor ayude con el cáncer o incluso un resfriado común, anotaron los investigadores.

Del mismo modo, el hacer chistes, para hacer reír a los demás, a veces ayuda a las personas a alcanzar sus objetivos, pero se interpone en otros momentos.

Por ejemplo, hacer una broma puede ayudar a llamar la atención, pero también puede hacer que un mensaje parezca menos importante, advierten los investigadores.

Una conclusión notable del estudio es que los efectos de la producción de comedias dependen del tipo de broma que cuente la gente, así como también de si la broma hace reír al público.

Las burlas y las bromas insultantes tienen menos probabilidades de ayudar a las personas a lidiar con la pérdida o de navegar en una interacción social incómoda que bromear sobre el clima o crear un divertido juego de palabras.

Pero incluso las bromas sobre el clima y los juegos de palabras no ayudarán si nadie ríe, concluyen los investigadores.

El estudio fue publicado en el Journal of Consumer Research.

Fuente: Universidad de Arizona

Deja un comentario