El jugar a la lotería puede estar influido por el clima y las victorias de nuestro equipo deportivo favorito

Un nuevo estudio sobre las compras de lotería considera que los acontecimientos no relacionados e inesperados influyen en la probabilidad de que se jugué a la lotería.

En el estudio, los investigadores analizaron dos años en las compras de lotería diaria en 174 barrios de la ciudad de Nueva York y encontraron que los juegos de azar en toda la ciudad se incrementaron tras victorias deportivas inesperadas y días inusualmente soleados.

Así, aunque el hecho de que nuestro equipo deportivo favorito ganó inesperadamente el día de ayer no va a mejorar nuestras posibilidades de ganar la lotería, pero si podría aumentar la probabilidad de que compremos un boleto.

“Nuestro estudio revela como los resultados incidentales e inesperados, como los deportes y el clima, puede predecir los juegos de azar en el día a día de la lotería en millones de millones de habitantes de la ciudad de Nueva York”, explicó Ross Otto de la Universidad de Nueva York, investigadora principal del estudio.

Las investigaciones de laboratorio anteriores habían demostrado que las personas que están en un buen estado de ánimo están dispuestas a tomar apuestas más arriesgadas, y que los resultados positivos inesperados de nuestro equipo deportivo aumentan el estado de ánimo de las personas.

Sin embargo, había poca investigación que  estableciera un vínculo entre los resultados positivos inesperados de un equipo deportivo y el riesgo real que tiene en un comportamiento de apuestas en el mundo real. Otto y sus colegas Stephen M. Fleming y Paul W. Glimcher decidieron investigar este enlace examinado un conjunto de datos del juego de la Lotería en la ciudad de Nueva York.

Para examinar los resultados deportivos, los investigadores primero tabularon todas las ganancias y pérdidas en los juegos regulares y de postemporada jugados por equipos de la ciudad del área de Nueva York entre 2011 y 2012, incluyendo equipos de la Liga Nacional de Fútbol, ​​la Liga Nacional de Baloncesto, la Liga Nacional de Hockey y la Liga Mayor Béisbol.

Con estos datos, Otto y sus colegas calcularon una expectativa diaria de probabilidad de victoria de cada equipo, que sirvió como la predicción de los resultados deportivos del día siguiente. En cada día que un equipo jugó, la diferencia entre el resultado previsto y el verdadero resultado proporciona una medida de cuán inesperadamente bueno o malo fue el resultado real del equipo deportivo en cuestión.

Los investigadores también utilizaron datos de la irradiación solar obtenidas vía satélite para medir la cantidad de luz solar para cada día entre el 2011 y el 2012 en el área metropolitana de Nueva York. Al igual que con los datos de los deportes, los investigadores calcularon un promedio diario ponderado de la cantidad de sol de un día que sirvió como la predicción para el día siguiente.

Los investigadores también representaron variables tales como un día específico de la semana, días festivos, los ciclos típicos de pagos de sueldo, y los eventos de tiempo severo. Y encontraron que entre más  había victorias inesperadas de los equipos deportivos, más residentes de la Ciudad de Nueva York compraban la lotería al día siguiente. Del mismo modo, cuando había un día más soleado inesperado más gente jugó ese día la lotería.

“Encontramos que los grandes errores de predicción resultantes de los deportes o el sol podrían cambiar las tasas de compra diarias hacia arriba o hacia abajo hasta en un 0.5 por ciento, y estos efectos fueron en gran medida homogénea en los barrios más ricos y más pobres, de la ciudad”, explicaron los investigadores en su artículo.

Aunque este efecto puede parecer increíblemente pequeño a primera vista, el hecho de que tal efecto aparece a nivel de toda una ciudad es digno de mención:

“En un día en el que los equipos de varios deportes ganar inesperadamente, aproximadamente se gasta $ 160.000 más en el juego de la lotería con respecto a un día normal”, agregaron los investigadores.

Los investigadores creen que sus hallazgos ayudaran a describir los factores que influyen en la toma de riesgos de los seres humanos.

“Estos resultados revelan una notable maleabilidad en la toma de riesgos humanos: la conducta de juego de la gente está determinada por los resultados inesperados e incidentales en su entorno”, comentó Otto.

“Nuestro estudio pone de manifiesto la utilidad de los grandes conjuntos de datos del mundo real, en contraposición de las  limitaciones de los estudios de laboratorio para elucidar los fenómenos psicológicos en la naturaleza.”

Fuente: Journal of the Association for Psychological Science

Deja un comentario