SOCIAL

¿El llorar es un grito de ayuda o sirve para aliviar las emociones?

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Un nuevo estudio revela que el llorar puede ayudarnos a sentirnos mejor, pero el estado de ánimo puede primero declinar antes de mejorar a partir del evento emocional inicial.

Asmir Gracanin de la Universidad de Tilburg en los Países Bajos es el autor principal del estudio. Para esta investigación, el equipo de Gracanin grabó a un grupo de participantes mientras veían películas cargadas emocionalmente. Después, a los participantes se les pidió un par de veces que reflexionaran sobre cómo se sentían.

Los expertos explican que aunque los seres humanos somos la única especie capaz de derramar lágrimas emocionales, poco se sabe acerca de la función de llorar. Mientras que algunos investigadores lo ven como un grito de ayuda, consuelo o ayuda, otros creen que el principal papel de llorar es aliviar las emociones.

Aunque la presente investigación se centrado en el papel de llorar para aliviar la angustia emocional, algunos estudios previos han proporcionado resultados contradictorios.

En un esfuerzo por entender estos resultados discrepantes, el equipo de investigadores de Gracanin tomó en cuenta también la metodología utilizada en estudios previos de laboratorio. Ellos examinaron tanto el efecto inmediato como el efecto retardado de llorar en el estado de ánimo en un entorno de laboratorio controlado.

Las películas que se mostraron a 60 participantes son conocidas por ser lacrimógenas. Así que inmediatamente después de que vieron las películas, se les preguntó tanto a los participantes que lloraban y a los que no derramaron una lágrima cómo se sentían. También tuvieron que evaluar su estado de ánimo 20 y 90 minutos más tarde.

Como era de esperar, el estado de ánimo de los que no lloraron se mantuvo sin cambio y no afectado inmediatamente después de ver las películas. Por otro lado, el estado de ánimo de los que lloraron, era distintivamente bajo. Sin embargo 20 minutos después, su estado de ánimo había regresado al nivel reportado antes de la proyección.

Finalmente, después de 90 minutos, los que habían llorado reportaron incluso un mejor estado de ánimo del que habían reportado antes de ver las películas. Hay que destacar que el cambio de estado del ánimo no estaba ligado a la cantidad de veces que una persona lloró durante las películas.

Cómo conclusión Gracanin comentó que “después de que el deterioro inicial del estado de ánimo se observara después de llorar, se necesita algún tiempo para que el estado de ánimo no sólo se recupere sino que se levante por encima de los niveles en los que había estado antes del evento emocional”. “Este patrón se encuentra a menudo en los estudios retrospectivos, donde se les ha pedido a los participantes que evaluaran sus niveles de estado de ánimo después de haber experimentado un buen llanto”.

Fuente: Journal Motivation and Emotion

Deja un comentario