El maltrato animal, un claro rasgo de la personalidad antisocial y posible predictor de comportamiento interpersonal violento

Por FRAM

Imágenes o videos terribles de personas infligiendo dolor o incluso la muerte a animales son subidos a las redes sociales con mucha frecuencia convirtiéndose en un foco de atención por la población en general.

Es bien sabido por los psicólogos que la crueldad hacia animales está asociada a personalidades violentas y es un claro rasgo de la personalidad antisocial. Tal y como indica el DSM IV TR la característica esencial del Trastorno antisocial de la personalidad es un patrón de desprecio y violación de los derechos de los demás, esto incluye también los derechos de los animales al ser criaturas vivas que sienten dolor. Su falta de empatía los puede llevar a cometer actos perversos en contra de animales principalmente domésticos atentando la integridad física de éstos o inclusive la psicológica de los dueños.  

A través de diversos estudios, se ha determinado que existe una conexión entre el maltrato animal con el maltrato infantil, la violencia doméstica y la violencia interpersonal en general, es decir, aquellos que abusan de los animales tienden a hacerlo también con otras personas e inclusive llegar a cometer crímenes violentos. Sin embargo estas investigaciones son aún insuficientes, se requiere conocer más sobre la prevalencia, las motivaciones, los factores sociales y culturales para comprender mejor el fenómeno y se puedan llevar a cabo soluciones y medidas preventivas. 

En nuestro país, gracias a diversas campañas propuestas por grupos defensores y protectores de animales se han denunciado y evidenciado casos de maltrato animal por parte de ciudadanos en las redes sociales, estos grupos, tras la difusión y peticiones públicas han exigido a las autoridades que se implementen medidas de castigo penal a maltratadores de animales. Como resultado del esfuerzo conjunto nuevas leyes de protección animal entraron en vigencia el año pasado en la capital así como en diferentes estados de la República Mexicana cuyas sanciones pueden ir desde multas hasta penas de años de prisión según el daño al animal. Con esto se pretende que además de que el maltrato animal disminuya, que la población tome conciencia de estas acciones, las denuncie y se mantenga alerta para no ser víctimas de probables personas antisociales.

 Fuentes:

http://www.academia.edu/4401609/MALTRATO_A_ANIMALES_Y_VIOLENCIA_DOM%C3%89STICA_EL_PAPEL_DEL_VETERINARIO

http://revistalegislatura.com.mx

 

Deja un comentario