El nombre de una persona tal vez nos pueda decir el tiempo que va a vivir

Una investigación reciente encontró que los hombres negros con nombres históricamente distintivos como Elijah y  Moses vivieron un año más, en promedio, que otros hombres de raza negra.

Los hallazgos provienen de un estudio en el que los investigadores de la Universidad Estatal de Michigan examinaron tres millones de certificados de defunción entre 1802 a 1970. El estudio, co-escrito por la Dra. Lisa D. Cook, es uno de los primeros en encontrar los beneficios de tener un nombre distintivo.

Otros estudios que examinaron los nombres personas de la raza negra de la actualidad, tales como Jamal y Lakisha sugieren que tener estos nombres hoy en día conduce a la discriminación.

La premisa de que el nombre de una persona puede reflejar experiencias de la vida no es nueva.

“Un número de estudios indican que los nombres personas de raza negra actuales  pueden actuar como una carga, mientras que nuestros resultados muestran que los nombres tradicionales transmiten una gran ventaja sobre la vida de una persona”, dijo Cook.

Al revisar los certificados de defunción históricos de cuatro estados – Alabama, Illinois, Missouri y Carolina del Norte – los investigadores establecieron la existencia de un conjunto de nombres distintivos dados a hombres negros, sobre todo en el siglo 20. Los nombres van desde Abraham a Booker a Isaac.

El presente estudio examinó las tasas de mortalidad entre los hombres con esos nombres. Se encontró que tener un nombre distintivo añade más de un año de vida en relación con otros hombres de raza negra. Los investigadores fueron cuidadosos para descartar factores socioeconómicos y ambientales, como los hogares con un solo progenitor, educación y ocupación.

“Todo un año adicional en sus vidas, en términos de mortalidad, es notable”, dijo Cook. “Incluso un tercio de un año es significativo.”

Muchos de los nombres distintivos provienen de la Biblia y, presumiblemente, puede tal vez esto denotar la potenciación de estos nombres.

“Creo también que hay maestros que probablemente colocan las expectativas implícitas en los estudiantes con nombres distintivos”, dijo Cook. “Y creo que eso les da un estatus que de otro modo no tendrian.”

Investigaciones anteriores han encontrado que los que tienen  nombres modernos distintivos como Tremayne y Tanisha los ha llevado a la discriminación al solicitar empleo, también a los estudiantes universitarios que buscan mentores, y a los investigadores que buscan fondos federales.

Investigadores en los Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países han estudiado el tema.

“Como lo han demostrado estos estudios cuando la gente ve un nombre que es extranjero o extraño en su profesión, de manera implícita lo rechazan, “, dijo Cook.

“Entonces hay una capa adicional de sesgo que les sugiere que ese nombre es posiblemente de una mujer, una persona pobre, o un candidato a empleo no calificado. Las investigaciones han encontrado que en los Estados Unidos los nombres poco comunes están asociados con la discriminación racial y en Gran Bretaña está asociado con la discriminación de clase”.

Fuente: Universidad del Estado de Michigan

Deja un comentario