SOCIAL

El número de conductores agresivos está aumentando en todo el mundo

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Un estudio reciente encontró que los conductores enojados, competitivos y agresivos se están convirtiendo en un fenómeno mundial de proporciones casi epidémicas y parece ser un reflejo de la cultura que nos rodea, tanto en las calles como en la sociedad en general.

Los resultados nos ofrecen una mayor comprensión de los comportamientos humanos psicológicos subyacentes que vienen como respuesta a las calles cada vez más pobladas y congestionadas de todo el mundo.

“La rabia del camino” como también se le conoce, es la conducción agresiva en su peor expresión, a menudo conduce a los accidentes graves o fatales.

En todas sus variantes, la conducción agresiva es un problema que parece ir en aumento. La Asociación Automovilística Americana estima que el 56 por ciento de los accidentes automovilísticos implican la conducción agresiva.

El estudio que se llevó a cabo en China, fue realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Oregón, la Universidad de Tecnología de Beijing y el Ministerio de Transporte de la República Popular de China, donde la conducción agresiva se ha vuelto muy común.

“China es un buen lugar para estudiar la conducción competitiva porque es muy común allí”, dijo El Dr. Haizhong Wang, profesor asistente de ingeniería del transporte en el Colegio de Ingeniería de la Universidad Estatal de Oregón.

“Las calles están saturadas autos, hay menos control de tráfico, y muchos conductores son más jóvenes o tienen poca formación o experiencia en el manejo.”

El creciente problema de la conducción agresiva de China refleja preocupaciones similares en diferentes niveles en todo el mundo, dijo Wang. Los resultados del estudio sugieren que el comportamiento agresivo en las calles es más pronunciado en los hombres que en las mujeres y es en parte una reacción a la red de vialidades con hacinamiento.

Los investigadores encontraron que los conductores en las calles congestionadas compartían la creencia general de que el estado caótico del tráfico era responsable de su comportamiento competitivo y que no tenían otra opción que competir por el espacio o  luchar por el derecho de paso.

Los resultados también sugieren que los “rasgos de personalidad de cada individuo son influenciados por los aspectos del entorno social.” Los investigadores señalaron que algunos países y culturas pueden ser más propensos a la conducción agresiva debido a su entorno social, y que los mejores países en ese terreno tienen un mejor comportamiento de conducción.

“La diferencia entre ser competitivo frente a ser cooperativo comienza con la cultura, por las influencias que nos rodean, y la forma en que otras personas se comportan”, dijo Wang. “Y está claro que hay un papel importante en la educación y la experiencia, donde los estudios han demostrado que los conductores jóvenes que participan en programas de educación vial y reciben orientación positiva por parte de sus padres y compañeros son mejores conductores.”

China es el único país en el que muchos de los nuevos conductores han llegado a la escena sólo en las dos últimas décadas, y esta explosión de crecimiento ha creado un entorno de conducción muy difícil. China no tiene generaciones de experiencia y sistemas de apoyo en que apoyarse, y esto parece conducir a un alto nivel de accidentes, lesiones y muertes.

A medida que más países de todo el mundo experimentan un aumento en la congestión del tráfico, parte del desafío será para los conductores en mantener un sentido de la responsabilidad personal, evitar la copia de los comportamientos peligrosos de otros conductores, y exhibir tolerancia, la cortesía y la cooperación personal que son  las cualidades necesarias para una conducción segura.

Fuente: Journal Procedia Engineering

Deja un comentario