El practicar Mindfulness puede ayudar a los fumadores a dejar esta adicción

Según varios estudios las practicas que ayudan a aumentar el autocontrol, como el Mindfulness o meditación consciente (como también se le conoce), pueden disminuir las influencias inconscientes que motivan a una persona a fumar.

Los investigadores dicen que el deseo de dejar de fumar, a menudo considerado como un requisito para inscribirse en los programas de tratamiento, puede incluso no ser necesario para reducir las ansias de fumar.

Según estos estudios recientes, los fumadores han demostrado exhibir una menor actividad en las regiones del cerebro asociadas con el autocontrol. Esto plantea preguntas en torno a si la orientación de estos circuitos neurobiológicos podrían ser una manera de tratar la adicción.

“Estamos interesados ​​en sondear cómo el uso repetido de drogas influye en última instancia, en nuestra capacidad de controlar nuestros deseos”, dijo la autora principal de uno de los estudios, la Dra. Nora Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas.

“Estamos empezando a investigar sobre cómo las drogas afectan a las áreas del cerebro que normalmente nos permiten autorregularnos, crear objetivos y poder alcanzarlos, y cómo esos cambios influyen en el comportamiento de las personas adictas.”

Un estudio, por ejemplo, exploró cómo el mejorar el autocontrol puede ayudar a los fumadores con sus antojos. La Texas Tech University y la Universidad de Oregon reclutaron a 60 estudiantes (27 fumadores de cigarrillos y 33 no fumadores) para participar en un programa de entrenamiento integrador de cuerpo-mente que incluyó técnicas de entrenamiento de relajación.

Cada participante entró en el programa esperando aprender técnicas de meditación y relajación para reducir el estrés y la mejora cognitiva.

Se dividieron en dos grupos, de modo que la mitad recibió entrenamiento en la meditación Mindfulness y la otra mitad recibió técnicas de relajación muscular.

Durante dos semanas, los estudiantes participaron en sus clases asignadas con un total de cinco horas divididas en sesiones de 30 minutos. También recibieron escáneres cerebrales antes del estudio y de nuevo al final del período de estudio. De igual manera llenaron cuestionarios de auto-informe, y recibieron medidas objetivas de monóxido de carbono sobre las cantidades de cigarros fumados.

Aunque muchos de los estudiantes reportaron fumar el mismo número de cigarrillos antes y después del entrenamiento, para los que recibieron Mindfulness, se les realizó una medida objetiva de porcentaje de dióxido de carbono en sus pulmones que mostró una reducción del 60 por ciento del consumo de tabaco dos semanas después del estudio.

“Los estudiantes cambiaron su conducta de fumar, pero no eran conscientes de ello”, dijo el autor principal de este estudio el Dr. Yi-Yuan Tang, profesor de ciencias psicológicas en Texas Tech.

“Cuando mostramos los datos a un participante que dijo que habían fumado 20 cigarrillos, esta persona comprobó su bolsillo inmediatamente y se sorprendió al encontrar 10 cigarrillos que le quedaban.”

Otros estudios mostraron cómo la formación integradora de cuerpo-mente puede reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés, así como un aumento de la reactividad inmunológica. Cambios específicos en el cerebro también se identificaron, mostrando conectividades más fuertes entre las regiones vinculadas al autocontrol.

Se necesita más investigación ya que todavía hay algunas preguntas sin respuesta acerca de la frecuencia en que la terapia de atención plena tendría que ser llevada a cabo, cuánto tiempo duran los beneficios, y si algunas personas se benefician más que otras. Los investigadores también quieren saber si este tipo de tratamiento se puede aplicarse a otras formas de adicción, como el exceso de comer o beber.

“A pesar de que una terapia funciona en algún campo, no se puede decir que esta terapia es mejor que las demás”, dijo Tang. “Sólo podremos obtener una imagen completa mediante la investigación y la práctica sistemática, pero creo que este es un campo con muchas promesas y de la cual debemos tener la mente abierta.”

“La meditación con atención plena, así como otras estrategias que tienen por objeto fortalecer el autocontrol, es probable que sean de gran utilidad para la gestión de la adicción, pero no necesariamente aplicable para todo el mundo”, agregó Volkow.

“Sin embargo, la comprensión de cómo funciona nuestro cerebro cuando hacemos intervenciones que fortalecen la auto-control también pueden tener múltiples consecuencias positivas que se relacionan con comportamientos que son necesarios para la salud y el bienestar.”

Fuente: Journal Trends in Cognitive Sciences.

Deja un comentario