El ser sujeto a bullying de pequeño puede afectar más en la salud mental a largo plazo que recibir maltrato ya como adulto

Una nueva investigación sugiere que un niño puede tener problemas de salud mental a más  largo plazo después de haber sido intimidado por un compañero que si fuera maltratado ya como adulto.

Aunque ya hay un vínculo establecido entre el maltrato por parte de adultos y las consecuencias para la salud mental en niños, los investigadores querían saber si el acoso se asoció con problemas de salud mental similares.

El equipo de investigación fue dirigido por el profesor Dieter Wolke de la Escuela de Medicina de Warwick donde se analizó datos de 4.026 participantes del estudio del Reino Unido ALSPAC (Estudio Longtitudinal de padres y niños  en Avon) y 1.273 participantes en el estudio Great Smoky Mountain en Estados Unidos.

Para el estudio de ALSPAC, los investigadores analizaron los informes de malos tratos entre las edades de ocho semanas y 8.6 años; la intimidación en las edades de ocho, 10 y 13; y los resultados de salud mental a los 18 años de los datos del estudio Great Smoky Mountain en Estados Unidos que tenían informes de malos tratos y bullying entre las edades de nueve y 16, y los resultados de salud mental de 19 a 25 años de edad.

 “Nuestros resultados mostraron  que aquellos que fueron sujetos a bullying de pequeños  eran más propensos a sufrir de problemas de salud mental que los que fueron maltratados ya en una etapa adulta”, comentó  Wolke.

Wolke añadió: “Ser  sujeto a bullying no es un rito de paso inofensivo o una parte inevitable del proceso de crecimiento; tiene graves consecuencias a largo plazo. Es importante para las escuelas, servicios de salud y otros organismos  trabajar juntos para reducir el bullying y los efectos adversos relacionados con él “.

Fuente: Revista The Lancet Psychiatry.

Deja un comentario