El usar desodorante puede hacer que un hombre parezca más masculino

Una nueva investigación revela que los hombres que son percibidos como bajos en su masculinidad por las mujeres pueden mejorar significativamente esta opinión mediante la simple aplicación de desodorante.

Curiosamente, los investigadores descubrieron que la aplicación de desodorante no mejoró la percepción de la masculinidad entre los hombres que ya tenían altos niveles en la percepción de su masculinidad.

En el nuevo estudio, los investigadores estudiaron el efecto que el uso de desodorante tiene en la evaluación de la masculinidad y la feminidad.

Los investigadores examinaron cómo 130 hombres y mujeres calificaron la masculinidad y la feminidad facial utilizando fotografías de varias personas. Además, 239 hombres y mujeres evaluaron muestras de olores de 40 individuos del sexo opuesto.

La investigación confirmó que las mujeres parecen ser, de alguna manera, más sensibles y atentas a las señales de olores que los hombres transpiran.

Todas las mujeres que usaban desodorante fueron calificadas como significativamente más femeninas por los hombres y las mujeres, en comparación a cuando no usaban desodorante. Esto apoya la idea de que las fragancias pueden ser utilizadas, como otros cosméticos lo hacen, para mejorar las preferencias biológicamente evolucionadas.

Sin el uso de desodorante los hombres valorados previamente por las mujeres con alta o baja masculinidad facial recibieron significativamente diferentes clasificaciones por su olor. Luego, una vez que se aplicaron un desodorante, los hombres se volvieron indistinguibles en términos de sus niveles nominales de su masculinidad.

Los hombres que eran evaluados bajos en masculinidad por su cara incrementaron significativamente su masculinidad al aplicarse un desodorante, pero los hombres previamente valorados como muy masculinos no mostraron ningún aumento después de la aplicación de un desodorante.

El Dra. Caroline Allen, investigadora de psicología de la Universidad de Stirling, que dirigió el estudio, explica que las fragancias a menudo se comercializan para ser más percibidos como más femeninos o masculinos.

“Nuestro estudio encontró que cuando las mujeres se aplican un desodorante sí aumenta su puntuación de feminidad por su olor corporal, como era de esperar.

Sólo aquellos hombres que fueron calificados bajos en su masculinidad comenzaron a mostrar un aumento significativo después de aplicarse algún desodorante, y los hombres que eran evaluados altamente masculinos inicialmente no mostraron aumento en la valoración después de la aplicación de un desodorante.

Nuestras preferencias evolutivas probablemente han dado forma a esta diferencia en el diseño de las fragancias. Los resultados de la investigación muestran que en realidad a las mujeres no les gusta los altos niveles de masculinidad que a menudo se asocian con la agresividad y la hostilidad, pero no mostramos ningún límite superior en nuestras preferencias de la feminidad “.

Fuente: Journal Evolution and Human Behavior

Deja un comentario